Dos amigos han dedicado cinco años al desarrollo de un teclado más eficiente para dispositivos móviles. En 2013 no sólo tienen una de las apps más descargadas, amarraron también un trato con Samsung.

 

Por Karsten Strauss

 

PUBLICIDAD

Jon Reynolds y Ben Medlock fundaron SwiftKey en Londres en 2008 para desarrollar un mejor teclado para dispositivos móviles más inteligente. Durante cinco años han encabezado las listas de descargas de aplicaciones en todo el mundo, pero este verano ha conseguido 17.6 millones de dólares en financiamiento y se ha convertido en el estándar tecnológico para el mayor fabricante de teléfonos del mundo.

El teclado de su teléfono o tableta puede parecer simple para usted, pero para Ben Medlock y Jon Reynolds es un universo de matemáticas y algoritmos. Su compañía, SwiftKey, ha pasado los últimos cinco años presionando para agilizar el proceso de envío de mensajes de texto utilizando una tecnología especial de escritura cuya capacidad para predecir lo que la palabra que buscamos escribir a continuación es calificada como francamente espeluznante.

Con 15 millones de descargas desde 2010 —3 millones de descargas del producto de 3.99 dólares— SwiftKey ha sido la aplicación de productividad más vendida en la tienda Google Play desde hace más de un año y encabeza las listas de descargas en 57 países. Esta primavera, la compañía firmó un acuerdo de licencia multianual con Samsung para ser el teclado predeterminado en 100 millones de móviles del gigante para finales de año (incluyendo al Galaxy S4) y acaba de cerrar su serie B de financiamiento, consiguiendo 176 millones de dólares (mdd) en julio pasado, encabezada por Index Ventures.

La predicción de palabras en los teléfonos y tabletas no es nada nuevo, pero la tecnología de escritura predictiva de SwiftKey se destaca del resto, impulsada por los principios de aprendizaje automático estudiados por Medlock, de 34 años, doctor en procesamiento del lenguaje natural por Cambridge, y desarrollada por un equipo de SwiftKey que cuenta con otros 17 doctores en el lenguaje, aprendizaje automático y big data. “Si piensas en el problema de la gente que trata de escribir en su teléfono, en realidad se trata más de un problema sobre lenguaje que uno relacionado con los teclados”, dijo Medlock a Forbes.

Desarrollado para analizar pasajes de texto a disposición del público en Internet, el algoritmo de SwiftKey predice las siguientes palabras de los usuarios, corrige la ortografía, registra el desplazamiento de sus dedos en la pantalla, detecta el idioma que está escribiendo y se ajusta al mismo (hay 60 idiomas disponibles), y aprende las peculiaridades de los mensajes de texto de los usuarios. Por ejemplo, si tiendes a presionar la tecla a la izquierda de la que deseas oprimir, la aplicación aprenderá eso de ti.

Usando la característica de flujo del software, ni siquiera tienes que separar el dedo de la pantalla. Para ver a un usuario experimentado de SwiftKey texteando, echa un vistazo al siguiente video:

[youtube id=”f9Ukb6Migl0″ width=”620″ height=”360″]

¿El resultado? Los usuarios de SwiftKey presionan un 30% menos teclas que si escribieran cada letra individualmente. Los usuarios corporativos de SwiftKey Healthcare —que permite al personal médico capturar daros a un ritmo más rápido— afirman que la aplicación duplica su velocidad.

La compañía de 99 personas no es rentable, pero eso no preocupa al CEO Jon Reynolds, quien estima que podrían pasar hasta tres años antes de que SwiftKey salga tablas. El año pasado generó menos de 10 mdd en ingresos. Los costos de contratación e infraestructura mantienen la rentabilidad a raya, por el momento, además, la compañía quiere ampliar su oficina de San Francisco y contratar a más personal en sus oficinas de Beijing y Seúl.

Reynolds, de 27 años, remonta los orígenes de SwiftKey a sus días como funcionario público en 2008. En una reunión se dio cuenta de que un abogado texteaba en su Blackberry, presionando torpemente las diminutas teclas. Para Reynolds, la reducción de un teclado sin la mejora de la experiencia parecía ridícula y llamó a Medlock, a quien conoció en Cambridge y quien comenzó a trabajar en una solución.

El entorno del sistema operativo era diferente en 2009 y SwiftKey tuvo que elegir para quién desarrollar. iOS no era una opción ya que Apple no permite el desarrollo de aplicaciones para sus teclados, el destino de los teléfonos con Windows era incierto y Symbian, bueno, era dar golpes al aire. Android de Google tenía sólo el 1% del mercado, pero ya atraía el interés de los fabricantes.

Medlock y Reynolds asistieron al Mobile World Congress de 2010 con un modelo compatible con Android y obtuvieron un contrato con INQ Mobile, el fabricante de móviles de Reino Unido, con valor suficiente para contratar a algunos empleados. Lanzaron su aplicación en 2010.

Esos iPhones y iPads tan fuera del alcance SwiftKey no son tan atractivos como solía hacerlo. iOS era la plataforma dominante cuando surgió la empresa, pero los mercados han cambiado y Android es ahora el jugador más grande.

Estos días SwiftKey está considerando a China, el mayor mercado móvil del mundo. La aplicación en chino de SwiftKey, que será lanzada en algún momento dentro de los próximos 12 meses, ha resultado ser más compleja que los idiomas anteriores, porque como el chino no tiene espacios entre palabras es difícil entender el contexto. La compañía también ha repensado su interfaz de usuario, desarrollando un sistema de deeltereo de palabras que luego se convierten en caracteres.

El lenguaje no es la barrera. El mercado de China está hinchado de tiendas de aplicaciones locales más populares que Google Play y la competencia local es feroz. “Tienes a grandes proveedores de motores de búsqueda regalando teclados chinos gratis porque quieren que sus usuarios busquen más en sus productos”, dijo Reynolds.

Las opciones que tiene SwiftKey incluyen la autopromoción como la mejor aplicación de teclado en inglés para usuarios chinos, o la mejor aplicación bilingüe, dijo Reynolds. Puede también, dijo, optar por no poner énfasis en el mercado chino.

 

Siguientes artículos

Pemex y Mexichem anuncian coinversión por 518 mdd
Por

El objetivo del proyecto es modernizar el complejo Pajaritos y tener una mayor producción en la cadena cloro vinilo, eli...