En los últimos años, los teléfonos inteligentes han aumentado exponencialmente su penetración en la base de la pirámide. Esta tendencia podría convertirse en una plataforma para hacer transacciones financieras y ofrecer nuevos productos financieros.

 

 

 

Publicidad

Un elemento clave para lograr impulsar una inclusión financiera en los sectores de bajos ingresos es el uso de nuevas tecnología. Esta exclusión tecnológica es uno de los obstáculos para estimular una inclusión en los sectores de bajos ingresos.

Las instituciones financieras están aprovechando la creciente adopción de tecnologías móviles e internet para entender mejor a los clientes y llevar servicios financieros a la base de la pirámide, tanto en México como en países subdesarrollados, donde por su condición de dispersión no cuentan con una infraestructura bancaria cercana o puntos de pagos tradicionales. Ahí es donde la tecnología juega un rol significativo para lograr una bancarización auténtica.

La inclusión en telecomunicaciones ha tenido un éxito imponente. En los últimos años, se ha contemplado dentro de la base de la pirámide una penetración relevante en lo que respecta a tecnología móvil y teléfonos inteligentes. Posiblemente esta tendencia pueda convertirse en una plataforma para transaccionar, enviar dinero (remesas) y ofrecer nuevos productos financieros. Según datos del Inegi, el año pasado 45 millones de mexicanos tenían acceso a internet frente a 40 millones del 2012. El crecimiento fue mayor en los segmentos populares, y gran parte de este acceso se realizó a través de la red celular.

La tecnología se está perfeccionando, pero para tener un impacto positivo se requiere contar con plataformas que sean más intuitivas para el cliente, con una mejor interfaz, que tenga como principal atributo la comprensión de las necesidades de los usuarios. Esto último está en manos del sistema financiero y los reguladores. El otro reto está en la plataforma digital que, como ya es sabido, tiene grandes áreas de oportunidad en nuestro país, donde la calidad del servicio de conectividad es nula o de muy mala calidad.

Como toda transacción, es importante blindar al cliente para minimizar cualquier riesgo. Es aquí donde cada día aparecen muchas innovaciones. Muchas de estas innovaciones tendrán éxito, otras no lo tendrán. Los jugadores exitosos serán aquellos que sepan elegir a las mejores, y con eso me refiero a aquellas que realmente beneficien al cliente.

 

 

Contacto:

[email protected]

www.gentera.com.mx

[email protected]

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿En verdad es eso lo que busca el consumidor?
Por

¿El producto o servicio que estás por lanzar al mercado cubre una necesidad real de los usuarios o una necesidad creada?...