Por Javier Arreola y Juan Carlos Murillo*

El ciberespionaje se ha vuelto la técnica favorita de los gobiernos para obtener secretos de sus adversarios. La Oficina Nacional de Contrainteligencia (NCIX, en inglés) de EUA considera que China y Rusia son actualmente los ciberespías más activos y agresivos. Dos de los más grandes hackeos de los últimos años, la Operación Cloud Hopper y el robo vía malware a la NSA fueron atribuidos a grupos de hackers de élite basados en estos países, patrocinados por sus mismos gobiernos.

El ciberespionaje es muy atractivo por su alcance, mucho mayor al del espionaje tradicional, ya que todo lo que existe en el ciberespacio puede ser un blanco; además, no existen barreras físicas en este medio. El arma principal de los ciberespías es el malware o software malicioso, como los troyanos, gusanos informáticos o rootkits. Haciendo uso de malware, los ciberespías pueden acceder vía remota a otros sistemas para robar información confidencial o tomar el control de ellos.

Como el malware puede venir ya preinstalado en productos, países como EUA están tomando medidas drásticas contra productos de origen extranjero. Últimamente, la Cámara de Representantes de EUA aprobó una propuesta de ley para prohibir a su gobierno comprar equipo de telecomunicaciones de Huawei, dos senadores estadounidenses propusieron una ley para restringir al gobierno la compra de drones chinos y el ejército le prohibió a su soldados usar la app china Tik Tok.

Se calienta la carrera satelital

En 2020 se registraría una gran expansión con el lanzamiento de hasta 2,500 satélites, una explosión en comparación con los 452 objetos funcionales llevados a órbita en 2018. Destaca el papel de SpaceX, que acelerará el paso de Starlink, una constelación de hasta 30 mil satélites que buscarían darle internet de baja latencia a todo el planeta. SpaceX ya es un jugador importante, pues luego del lanzamiento de su satélite 180, rebasó a Planet Labs como la empresa privada más activa. 

Cada día veremos más satlets —se utiliza -let para referirse a un tamaño mucho más pequeño—, que tienen capacidad de ensamblarse —filosofía plug-and-play—, y que, involucran menores riesgo, costo y tiempo de construcción. El reto para este año es mejorar su eficiencia energética, capacidad de procesamiento y tolerancia a la radiación.

La coyuntura geopolítica influye en la tendencia: la NASA ha tenido que cambiar su forma de trabajar para ser más ágil y emprendedora, mientras China está terminará de implementar la tercera fase de Beidou, un sistema de navegación que superará las funciones de los GPSs. 

Avanza el Nacionalismo Digital

La naturaleza ‘global’ del Internet está siendo atacada por diferentes estados, quienes a veces esgrimen argumentos de competitividad o seguridad nacional, pero que en el fondo buscan marcar su territorio dentro de la red, imprimiéndole un carácter nacionalista.

El nacionalismo digital crecerá en planos como legislaciones para localización de datos, censura a actividad de empresas, imposición de impuestos a empresas tecnológicas, leyes de soberanía digital y tanto firewalls nacionales como apagones.

Si bien estas medidas tienen sentidos mixtos, la resultante de estas medidas está volviendo al Internet un lugar más cerrado y fragmentado. El siguiente grado de nacionalismo será pronto el emprendido por China y Rusia, quienes en 2020 darán pasos importantes para lo que en el futuro podría ser la existencia de al menos dos Internets. Entre estas acciones estarán la dirección del desarrollo de nuevos protocolos de Internet y de sistemas DNS, así como las decisiones de infraestructura de conectividad dentro de sus países. 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jarreolar

Facebook: Javier Arreola

LinkedIn: Javier Arreola

Página web: Javier Arreola

 

*Juan Carlos Murillo es Ingeniero electrónico e informático mexicano, especialista en analítica de datos y maestro en ciberseguridad.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Lee también: ¿Huawei podría espiar hasta a James Bond? Eso advierte EU

 

Siguientes artículos

EU da el sí al T-MEC: el libre comercio vuelve a América del Norte
Por

El senado de los EU da su aprobación a la firma del T-MEC. México y Canadá celebran el acuerdo, tras una exitosa negocia...