La depreciación del peso frente al dólar prende los focos amarillos en México, debido a que afecta  la inflación, la cuenta corriente con el exterior, el déficit y la deuda del sector público, aseguró Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Ya se presentan claras señales de afectación por la situación del tipo de cambio y otros factores, que debemos tomar como ‘focos amarillos’ sobre la inflación, la cuenta corriente con el exterior, el déficit y la deuda del sector público, manifestó a través de su mensaje semanal Retos para la estabilidad y el crecimiento.

De enero del 2015 a la fecha, el peso se ha depreciado casi 30%, lo cual “difícilmente puede quedar sin efectos en los precios nacionales”, expresa el empresario.

La divisa mexicana es una de las monedas con mayor pérdida en el mundo, entre las que tienen peso real en los intercambios globales, agregó Castañón: “La semana pasada se recrudeció la volatilidad en los mercados financieros internacionales, y en particular en México.”

PUBLICIDAD

Por tercera semana consecutiva se registró una apuesta en contra del peso en la bolsa de Chicago, comentó Salvador Orozco, analista de Santander.

“La posición especulativa del peso en Chicago se mantiene a favor del dólar, al ubicarse el pasado 14 de junio en 1,729 millones de dólares (mdd), comparado con el dato de la semana anterior de 1,602 mdd”, expuso el economista en un reporte. Hace tres semanas las apuestas en contra del peso estaban en 1,510 mdd.

“En los últimos tres meses se observa un movimiento ascendente y constante de la inflación subyacente –la que no cuenta los bienes más volátiles– por encima de la inflación general, y en algunos rubros ya son evidentes los efectos del tipo de cambio, especial en mercancías no alimenticias”, subrayó Juan Pablo Castañón

Al presidente del CCE le preocupa que se frene el buen desempeño del consumo en el mercado mexicano: “Los niveles de estabilidad de precios que se han registrado, históricamente bajos, han ayudado mucho a que se eleve el poder adquisitivo, casi 9% en un año y medio.”

“Si la inflación es superior a los niveles del 3%, este proceso de incremento del poder adquisitivo seguramente se moderará, máxime en el escenario de bajo crecimiento”, agregó el representante del organismo empresarial.

En 2015, el costo del pago de intereses de deuda pública aumentó 15%; “y esto no puede dejar de tener un efecto en la cuenta corriente, que ya ha llegado a un déficit de casi 3% del PIB”, expresó.

“Tenemos que frenar con mayor fuerza y rapidez este ciclo de más gasto, endeudamiento y déficits que presionan el tipo de cambio y los precios, para evitar que la estabilidad macroeconómica entre en terreno de riesgos”, concluyó.

 

Siguientes artículos

SAT recauda 300 mdp por Panama Papers
Por

El organismo solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y a 70 entidades financieras a fin de conocer...