Cuando Ooyala nació en 2007, Google ofreció a sus creadores quedarse en la compañía para desarrollar el proyecto de transmisión y alojamiento de videos; la oferta fue rechazada y ahora los fundadores cerraron un acuerdo de venta por 270 mdd con una compañía australiana. Te presentamos algunas claves de su éxito.

 

 

 

PUBLICIDAD

 

En 2007,  Bismarck Lepe, su hermano Belsasar y Sean Knapp decidieron dejar Google para crear su propia startup, Ooyala, una solución de transmisión de contenido en vivo, almacenamiento y proveeduría de video on demand (como lo que hace Netflix).

Gracias a empresas como Ooyala, YouTube no es la única opción para alojar y transmitir contenido multimedia. Hace un año, Bismarck Lepe platicaba en entrevista con Forbes, que Google les había ofrecido quedarse en la compañía y desarrollar Ooyala al interior; la oferta fue rechazada en aquel entonces. Bis decía que lo que querían era desarrollar una compañía propia, que tuviera la misma calidad que cualquier gigante tecnológico.

La prueba fue superada: el 11 de agosto, Ooyala y Telstra concretaron un acuerdo de compra por un monto de 270 millones de dólares que colocará a la empresa australiana Telstra como el poseedor de 98% de la compañía. La firma ya había invertido en la compra de 23% de Ooyala con anterioridad.

Entre las condiciones del acuerdo de adquisición destaca que la dirección y estrategia de  negocios de Ooyala seguirá sin cambios, es decir, Ooyala podrá seguir desarrollándose como compañía independiente, con un plan de negocios a cargo de emprendedores –de ascendencia mexicana, cabe decir–, pero con el respaldo de Telstra, una empresa de comunicaciones que solía ser propiedad del gobierno australiano pero que ahora es el proveedor líder de telefonía local y larga distancia, telefonía móvil, conexiones inalámbricas e Internet de aquel país, es decir, un gigante que quiere comerse al mundo, pues también ha incursionado agresivamente en Asia.

“Ésta es una oportunidad de avanzar más rápidamente con los planes de Ooyala; al mismo tiempo da la oportunidad a Telstra de entrar al mercado de América Latina. Fue un proceso de año y medio de negociación”, relata Belsasar Lepe, cofundador y director de soluciones de Ooyala, en entrevista telefónica.

Mitchell Bingemann, del Wall Street Journal en Sídney, calificó la transacción como un paso de Telstra para ‘pensar fuera de la caja’, pues la firma, que había funcionado como paraestatal hasta 1990, apostará por la distribución de video online luego de ser un proveedor de telefonía por excelencia.

 

¿Cuándo es una buena idea vender una startup?

Desde que Bis, Belsasar y Sean constituyeron Ooyala estuvieron convencidos que si bien crearían un proyecto exitoso, no sería la única empresa que fundarían. Incluso, Bis está ahora concentrado en Wizeline, una firma de diagnóstico de desarrollo de productos.

“Telstra no es la primera compañía con la que hablamos de un acuerdo de venta, pero nos pareció que este trato nos ofrece seguir trabajando de manera independiente. Más que una venta y un cambio en el panorama, lo que Telstra ofrece es un mayor empuje para hacer las cosas a nuestro modo”, dice Belsasar Lepe.

Ooyala tiene oficinas en Guadalajara, está comandada por Jay Fulcher y tiene 600 clientes provenientes de más de 100 países. Los contenidos soportados por sus soluciones se reproducen todos los días en más de 200 países. Con 340 empleados, Ooyala se ha posicionado en más países que Telstra, que reporta ingresos anuales por 12,800 millones de dólares.

Belsasar explica que hay aspectos clave que se deben tomar en cuenta en la decisión de venta de una compañía.

1. El rumbo: un negocio propio es un logro que se va forjando. Al momento de decidir vender debe analizarse qué tanto se está dispuesto a ceder el control de la empresa.

2. El control: Ooyala prevé crecer la oficina de Guadalajara de 60 a 120 empleados. También analiza los planes para la salida a bolsa a través de una OPI. ¿Qué tanto los planes del comprador empatan con los planes naturales de la empresa?

3. El porqué de la oferta: una empresa puede comprar tu empresa porque es competencia o porque ve potencial para hacerla crecer. Asegúrate de que el trato beneficia las oportunidades de crecimiento de tu emprendimiento.

 

Siguientes artículos

Banxico, una fábrica de 1,300 millones de billetes
Por

Banxico podría ser  ‘la empresa’ que mayor valor agrega a lo que produce. ¿Cómo hace esta máquina para conve...