Reuters.- La automotriz Daimler, fabricante de la marca Mercedes-Benz, sorprendió a los inversionistas este jueves cuando advirtió que las tensiones comerciales estaban impactando las ventas, mientras los temores a una guerra comercial recíproca aumentaban y Europa preparaba aranceles en represalia contra Estados Unidos.

Las acciones de automotrices se hundieron a un mínimo de nueve meses en los mercados europeos después de que Daimler redujo su pronóstico de ganancia para 2018 y dijo que estaba considerando “posibles opciones estratégicas” a la luz de las crecientes tensiones comerciales.

Daimler advirtió que los aranceles a las importaciones de autos enviados desde Estados Unidos a China afectarán a las ventas de sus vehículos Mercedes-Benz, lo que resultará en ganancias antes de intereses e impuestos (EBIT) levemente menores este año.

El pronóstico revisado provocó preocupación sobre reducciones de estimaciones de ganancias en toda la industria y tuvo lugar después de una propuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a vehículos importados, argumentando que los desequilibrios comerciales amenazaban a la seguridad nacional de su país.

PUBLICIDAD

En forma separada, Trump ha dicho que impondrá aranceles a bienes chinos por hasta 200,000 millones de dólares, en una escalada de un conflicto que ya ha dado pie a medidas de represalia desde casi todos los rincones del mundo.

China, por su parte, ha advertido que tomará represalias con aranceles sobre productos estadounidenses y que podría incluir a vehículos utilitarios deportivos Mercedes-Benz enviados a China desde Alabama.

La noticia de Daimler llega un día después de que jefes de bancos centrales dijeron que una guerra comercial en desarrollo entre las mayores economías del mundo pesaba en la confianza de las empresas y podría forzar a bancos centrales a reducir sus panoramas.

En una reunión en Sintra, Portugal, los jefes de la Reserva Federal de Estados Unidos, del Banco Central Europeo, del Banco de Japón y del Banco de la Reserva de Australia dijeron el miércoles que tienen una mirada pesimista sobre el conflicto comercial y sostuvieron que las consecuencias ya son evidentes.

“Los cambios en la política comercial podría hacer que tengamos que cuestionar el panorama”, dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, en algunos de sus comentarios más fuertes hasta el momento sobre el asunto.

El jefe del BCE, Mario Draghi, declaró que es demasiado pronto para evaluar el impacto de una escalada de los aranceles comerciales entre Estados Unidos y sus socios en la política monetaria, pero que no hay motivo para el optimismo.

La Unión Europea se preparaba para imponer aranceles de 25% sobre importaciones estadounidenses por un valor de 2.800 millones de euros (3,200 millones de dólares) a partir del viernes, en medidas de represalia que podrían escalar a una guerra comercial desatada si Trump cumple con su amenaza de penalizar a los autos europeos.

 

Siguientes artículos

Santander seguirá trabajando con el gobierno que elijan los mexicanos: Botín
Por

La presidenta del banco español dijo que ante los cambios de gobierno en las economías donde opera, lo más importante es...