“El arte es sobre el sexo y la muerte”, una entrevista con Peter Greenaway

Elmer Bäck y Peter Greenaway. Foto: Andrea Rodea.)
Elmer Bäck y Peter Greenaway. Foto: Andrea Rodea.)

El director inglés condensó la esencia de Sergei Eisenstein en 10 días  de su vida, platicamos con él para conocer más sobre sus motivaciones y pasiones.

 

Capturar la esencia de una vida en 10 días. Eso y nada más es la intención del cineasta inglés Peter Greenaway en su trabajo más reciente: ‘Eisenstein en Guanajuato’ (2015). La cinta, una coproducción México-europea, nos transporta al breve periodo de tiempo que el director soviético Sergei Eisenstein pasó en el bajío del país, sin buscar recrear la verdad sobre lo sucedido durante ese lapso, si no transmitir al espectador las sensaciones que el realizador ruso experimentó.

La película se estrena el próximo 22 de enero y para ahondar más sobre la cinta, sus alcances, sus temas y la obra en general de Peter Greenaway, tuvimos oportunidad de sentarnos a charlar con el director y Elmer Bäck, protagonista del largometraje. Esto nos dijeron:

 

¿Qué significa Sergei Eisenstein en sus vidas?

Elmer Bäck (EM): Es interesante, porque antes no significaba mucho. Antes no estaba muy familiarizado, sabía lo que todos saben sobre él. Había visto El acorazado Potemkin, claro, pero nada más profundo. Ahora ha crecido en mí. Cuando interpretas a alguien, de cierta forma lo sientes muy cercano, y al mismo tiempo no. Me siento muy cerca y muy lejano a él. Es una persona muy importante en mi vida.

Peter Greenaway (PG): Yo lo descubrí como se descubre a los grandes personajes, sin saberlo y de golpe. Vi El acorazado Potemkin y su película anterior Strike cuando tenía 17 años y era un estudiante de arte viviendo en Londres. De repente noté que había encontrado un cineasta que era muy, muy serio.

La mayoría de las películas que vi cuando era niño y adolescente eran divertimentos pasajeros norteamericanos o ingleses, que para mí no eran nada del otro mundo, nada interesantes. Aquí tenía un par de películas que eran muy serias. En las películas de Disney cuando tienes a Mickey Mouse o a Donald Duck y los golpeas con un ladrillo, en el siguiente cuadro se levantan corriendo sin ningún problema, Pero si golpeas a Donald Duck y es ruso, sabes que nunca se levantará de nuevo. Tienen un sentido muy estricto de la responsabilidad, todas tus acciones tendrán consecuencias. Encontré eso fascinante. Sospecho que fue la primera sugerencia de que podría convertirme en cineasta: hacer películas así.

En mi carrera he hecho unas 15 películas, ahora estoy empezando la 16, he ido a todos los lugares donde estuvo Eisenstein, leí todo lo que escribió, visto todas sus películas. Es uno de los grandes cineastas que hemos tenido en 120 años. Por favor, recuerden que 120 años no es mucho tiempo, hemos tenido pintura por 10,000 años. Mi productor diría, ahora que el cine está muriendo, sino es que ya lo está, “es el momento ideal para hacer una película sobre el director más grande de cine de todos los tiempos.”

 

En sus palabras, el medio está muriendo. Tardó 30 años en parir un gran cineasta y, ahora, tan sólo cien años después, está acabado…

PG: Pero es cierto y es por la tecnología. Déjame decirte un par de cosas. Eres un crítico de cine profesional, vas bastante al cine. ¿No es cierto? Ya sabes, al ver cinco minutos una película, dónde va a terminar, qué pasará, entiendes su contenido, temas, preocupaciones, pronto notarás que es otra de esas películas cristianas que terminan en un final feliz. Sabes todo eso porque has visto muchas películas. Eso quiere decir que hemos agotado las posibilidades del medio. Cientos, miles, quizá millones de películas se han hecho, ahora sabemos de qué es el cine y nos quedan muy pocas sorpresas.

Variety publicó un artículo, unos cinco, seis atrás, que sólo el 5% de la población mundial va a las salas de cine. Una cantidad obscena de personas ven cine, pero lo ven en pantallas pequeñas. Ya no hay una asociación con la audiencia, se ven películas a solas, o quizá con algunos amigos y familia. La idea que teníamos de cine, lo que era, es algo completamente diferente.

Muchas personas gastan más tiempo ahora, de una manera muy privada sin contacto social con el cine. Ya no hablamos de eventos trascendentes en las películas. Las nociones anteriores del cine, de nuestros padres, ya no existen. Están muriendo muy, muy rápido.

 

¿Y por qué sigue Peter Greenaway haciendo películas?

PG: Porque soy un estúpido. Porque trabajo en una actividad muerta. Y para hacerlo más decepcionante para ti, no creo que el cine haya existido alguna vez. Que se haya manifestado en toda su gloria. Incluso te puedo dar una fecha de defunción: el 21 de septiembre de 1983 [día en que se presentó el video digital, formato D-1 de Sony]. Yo sé que mi audiencia va a contracorriente de la idiotez, porque podemos contar las entradas del cine. Esta película (Eisenstein en Guanajuato) ha sido un éxito en todo el mundo, incluso en sitios donde mis películas no se habían mostrado. Estoy muy consiente que aun así no podemos compararnos con los grandes directores americanos, o ese cineasta estúpido: Quentin Tarantino.

Sé que hago películas para una audiencia cada vez más pequeña y, muy importante, la gente todavía no sabe qué es el cine.

 

Todas tus películas tienen un acercamiento muy pictórico…

PG: ¡Pero lo haces sonar como algo malo!

 

No, al contrario (risas), en Eisenstein en Guanajuato, hay un acercamiento casi impresionista a la historia. Es una biopic, pero no están buscando contar la verdad…

PG: Qué aburrido sería empezar como una biografía con su nacimiento y luego la muerte. Yo elegí sólo 10 diez días, es un segundo en la vida de un hombre.

 

Precisamente estabas intentando recrear las sensaciones de ese corto periodo de tiempo, cómo trabajaron eso de actor a director…

EM: El problema de la biopic es querer contar en hora y media una vida entera. Te obligan a hacer cosas, como resolver problemas, hizo esto y aquello, es básicamente una mentira. No es posible condensar todo. Pienso que lo más interesante es que tienes alguien que está lejos de su propio país, donde encuentra nuevas cosas sobre sí mismo, es una parte importante y por supuesto es una elección pensar que esos días fueron importantes para él como persona. La idea son los cambios, pequeños, que se dieron durante esos diez días.

A veces, las personas, me preguntan qué quería, porque la cinta es muy cálida y eso es exactamente lo que buscábamos. Peter escribió el guión como si se tratara de un amigo muy cercano, eso se siente. Cuando escribes sobre alguien que es tu gran amigo, incluyes esas pequeñas cosas donde no es perfecto porque también amas esa parte. Lo quieres por lo que es, ésa es la belleza de esta película. No poner a Eisenstein en un pedestal, si no mostrarlo como hombre.

 

En la cultura mexicana hay una mezcla, casi un choque, de vida, sexo y muerte; la película lo captura…

PG: No sé si sea tan profundo o una idea muy original. No te conozco, pero sé algunas cosas de ti: dos personas tuvieron sexo para concebirte y, lo siento, pero te vas a morir. El resto de tu vida es un misterio para mí, probablemente para ti también. Sin embargo el principio y el final son dos cosas muy importantes que te pasarán. Podríamos decir lo mismo del resto de miles de millones de personas en el mundo, por eso los temas más importantes de nuestras vidas son el sexo y la muerte. Si recuerdas en la película, el guía mexicano dice que hay un problema de dinero, pero el dinero no es relevante porque sólo es una manera de evitar la muerte un tiempo más y pagar por sexo.

Es algo muy shakespeareano, la sensación del poder. El poder significa poder negociar tus principios y tus finales, todo el arte es sobre el sexo y la muerte, ¿no lo crees? La religión también, piensa en Jesucristo, se le presenta en un pesebre o ensangrentado en la cruz. Son las imágenes claves de la religión. La religión es un intento por evitar la muerte, encontrarle significado a la vida después. No obstante tú y yo sabemos, tal vez tu abuela no, que cuando estás muerto, estás muerto, pensar que hay otras vidas es una mierda, es imposible. Como el cine norteamericano con sus finales felices, no hay tal cosa como un final feliz. Toda noción se basa en los principios y los finales, mi cine es sobre eso.

Contacto:

Twitter: @pazespa
Tumblr: pazespa
Página web: Butacaancha.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.