La industria farmacéutica en economías emergentes

Foto: Reuters.

De acuerdo con el Banco Mundial, los países en desarrollo con la mayor proporción en el valor de la producción farmacéutica son China, Brasil, India, México y Rusia.

 

Por Ignacio García-Téllez, director de la práctica de Salud de PwC México.

[email protected]

 

El crecimiento sostenido con desarrollo social es una estrategia general de los países del orbe. Cada uno en su territorio así como las regiones que los integran, han logrado avanzar de distinta manera en este sentido.

De acuerdo con el Banco Mundial, los países en vías de desarrollo con la mayor proporción en el valor de la producción farmacéutica, fueron en orden de participación: China, Brasil, India, México y Rusia. Con base en datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), alcanzaron una tasa de crecimiento en el producto per cápita para el período 2004 a 2010, de 13, 6, 9, 4 y 12 %, respectivamente. Como lo muestra un estudio de PwC, From Vision to Decision: Pharma 2020, son países que incrementarán para 2025 como un logro en el desarrollo social, su base de población de clase media: de 37 a 75, 46 a 59, 6 a 46, 61 a 65 y 71 a 56 %, respectivamente.

¿Qué implica todo lo anterior para la industria farmacéutica? En principio, de acuerdo con el reporte de Business Monitor International, un crecimiento potencial en ventas promedio para los países mencionados, cercano al 150 % entre 2011 y 2020. De manera particular, los crecimientos previstos corresponden a 163, 124, 213, 133 y 118, respectivamente.

Un contexto en el que se desenvuelve esta importante industria está marcado por la controversia. Por un lado, una baja productividad científica; es decir, las nuevas entidades moleculares que llegan a las últimas fases de investigación y desarrollo han disminuido, y cada vez requieren mayores montos de inversión financiera.

La regulación está presente en más temas de sus áreas de negocio lo que hace más difícil llevar al mercado nuevas terapias. Los costos de atención médica son crecientes, lo que obliga a las empresas a ofrecer mayor valor en sus productos y convencer más para ser adquiridos. Por otro lado, las tendencias demográficas y epidemiológicas muestran un incremento en la obesidad y el sobrepeso, altas tasas de consumo de tabaco y alcohol, limitada actividad física, violencia y contaminación ambiental; en general, factores de alto riesgo para enfermedades del corazón, metabólicas como diabetes y multifactoriales como cánceres.

Estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan un panorama agreste, en donde para 2020 las enfermedades crónico-degenerativas crecerán hasta en un 15 %.

Esta controversia social, económica, política y técnica puede convertirse en un espacio fértil para la innovación en la manera de hacer negocios que impacten favorablemente en la población. Ya que se han dado los primeros pasos. Por ejemplo, Brasil ha introducido clínicas móviles en comunidades rurales, la India ha impulsado fuertemente la utilización de tele-medicina, China y México han hecho grandes esfuerzos para lograr la afiliación de su población al sistema de salud. Los siguientes pasos, están dándose ya.

 

Contacto:

 www.pwc.com/mx

Facebook: PwCMexico

Twitter: @PwC_Mexico

Blog: pwc.mx

Youtube: PwCMx