¿Por qué el emprendimiento es una actividad adictiva?

Foto: Reuters.

En muchas ocasiones, empresarios con gran trayectoria emprenden en nuevos campos con el objetivo de alcanzar nuevas cimas. Éste es el caso de Juan Carlos Limón, presidente y fundador de ByPower Group, una empresa de comunicación que brinda servicios de relaciones públicas, publi­cidad, consultoría en imagen.

 

Por Ana Paula Flores

 

El camino al emprendi­miento se vuelve adictivo. Eso dicen muchos emprendedores que tras hacer crecer sus empresas prefieren institucionalizarlas y dejar­las en manos de un director general que conozca plenamente los procesos administrativos.

En muchas ocasiones, empresarios con gran trayectoria emprenden en nuevos campos con el objetivo de alcanzar nuevas cimas. Este es el caso de Juan Carlos Limón, presidente y fundador de ByPower Group, una empresa de comunicación que brinda servicios de relaciones públicas, publi­cidad, consultoría en imagen, etcétera.

Orgulloso de su trabajo, Juan Carlos muestra en una de las paredes de su oficina fotografías de numerosos políticos con los que ha trabajado en sus campañas. Entre todos ellos des­taca el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

 

Emprendiendo otra vez

“Todo ser humano nace con un siste­ma mental sensorial que te impulsa a buscar crecer, cuando agotas un área o campo de trabajo, tu sistema mental te pide buscar otro y así sucesivamente”, explica Juan Carlos, al preguntarle por qué emprenderá en una nueva área de negocio: consultoría de imagen para empresarios.

El presidente y fundador de ByPower Group apunta que el emprendimiento forma parte de su ADN: desde que era pequeño su fami­lia le decía que al salir de la univer­sidad él debía ser su propio jefe y así fue como lo hizo. Luego de graduarse como arquitecto, con sólo una com­putadora y mucha creatividad, co­menzó a hacer videos instruccionales para empresas. Aunque aprendió de manera autodidacta, Juan Carlos llegó a adquirir tanta destreza que producía videos en sólo un día, por lo que el resto del tiempo lo utilizaba para desarrollar otros proyectos y aprender más cosas.

No obstante, y aun para un em­presario con experiencia, el empren­dimiento no está exento de retos, y Juan Carlos lo sabe: “El primer reto es estudiar, prepararte y por ende aprender una nueva materia, técnica o área de especialización; eso es realmente emocionante y te da gran satisfacción. Otro reto es hacer de ese nuevo proyecto el mejor de todos los que has hecho hasta el momento”.

 

Otras lecciones

Según Qiaolian Cheng y Liguo Yin, de la Escuela de Management del Harbin Institute of Technology, de China, la imagen de los empresarios impacta en el consumo de un producto.

A través de una encuesta realizada en 2012, los inves­tigadores observaron que los empresarios que se muestran en público con una imagen de alta moralidad, de gran responsabili­dad social, que visten bien y que tiene una buena relación con sus empleados generan un compromi­so afectivo con los consumidores, quienes están dispuestos a pagar más por un producto considerán­dolo de mejor calidad.

A partir de investigaciones como ésta fue que Juan Carlos Limón encontró otro nicho de oportunidad: “El empresario se preocupa más por la imagen de su producto, con lo que buscará vender más; el político se pre­ocupa por su imagen personal, pues es a partir de ella que inicia su comuni­cación no verbal, que buscará generar empatía con el votante”.

Para el líder de ByPower Group, una buena imagen no responde a ropa de marca o accesorios de lujo, sino a limpieza y cuidado en los detalles. “Tener las uñas limpias marca la diferencia entre una persona dedicada y una que no lo es”, afirma.

Quién sabe si en un futuro la pared de fotos también exhiba imágenes de destacados empresarios o de famosos emprendedores. Lo que Juan Carlos reconoce es que este nuevo reto, además de ser una respuesta a la contracción del mercado, lo ayuda a seguir creciendo.