Por Marko Langer

DW.- “Vago, pero ilusionante”. Estas tres palabras, seguidas de tres puntos suspensivos, están escritas a mano en un memorándum redactado por un joven investigador del centro de investigador nuclear suizo CERN en marzo de 1989. A día de hoy, el título sigue sin sonar sospechoso: “Information Management: A Proposal”. Es decir, una propuesta para gestionar información.

Una vaga idea

El joven científico, de origen británico, se llamaba Tim Berners-Lee y era desarrollador de software en el CERN, en las cercanías de Ginebra. El comentario escrito a mano era de su antiguo jefe, quien al principio solo tenía una vaga idea de lo que había llegado a su mesa. En realidad, Berners-Lee solo pretendía organizar el caos de datos de esta gran organización de investigación. Pero acabó organizando la comunicación de todo el mundo.

El servidor en que Tim Berners-Lee concibió la WWW./Cortesía CERN

De aquella idea originaria surgió todo un edificio que cada usuario de internet usa diariamente y conoce bien. Fue a este británico a quien se le ocurrieron cosas como el primer navegador, la World Wide Web, el lenguaje de programación HTML o la URL que nos permite volver a encontrar un sitio web.

PUBLICIDAD

TAMBIÉN LEE: La web debe salir de su adolescencia, afirma su padre, Tim Berners-Lee

Hoy Berners-Lee tiene 63 años. La reina Isabel II le condecoró en 2004 con la Orden del Imperio británico por sus méritos científicos. Un reconocimiento público, “Sir Tim”, que fue evidente más tarde, durante el evento de inauguración de los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres en el estadio Wembley.

Una estrella del pop con traje crema

Entonces, Berners-Lee estaba sentado frente al público mundial, que observaba sus televisores, y escribió la frase “This is for everyone” (“Esto es para todos”). Unos segundos más tarde, podía leerse en torno a todo el estadio.

Fue un momento muy emocionante. El inventor de la World Wide Web fue celebrado con un traje color crema como una estrella del pop. Un informático del mundo.

Tim Berners-Lee en una conferencia auspiciada por el CERN para explicar el futuro de la WWW./REUTERS

Tras esa frase –”Esto es para todos”– descansa un pensamiento extremadamente democrático. De hecho, en nuestros días la web juega un papel fundamental en la democratización de algunos países que tienen necesidad de ello.

Odio y hackers

Mientras tanto, sin embargo, el mundo ha cambiado. Hay nubarrones. Objetivamente, se puede decir que la red amenaza con descarrilar: el odio prolifera, los Estados promueven acciones de hackeo y algunos criminales la utilizan para delinquir. Los modelos empresariales de publicidad digital solo piensan en el clickbait, mientras que las fake news (noticias falsas) no hacen más que expandirse. En el aniversario de conmemoración en Ginebra, Berners-Lee dijo con desilusión: “La web no es hoy la web que habíamos imaginado”.

Oficina del CERN en donde nació la World Wide Web./Cortesía CERN

En Alemania, el bloguero y asesor de comunicación Sascha Lobo lleva años advirtiendo que la cosa no puede seguir así. “La sociedad tiene que ponerse de acuerdo en cómo quiere curar, reparar o seguir desarrollando internet, de forma que sirva mejor a la propia sociedad”, dijo Lobo en una entrevista con DW. Las palabras del experto en internet Markus Beckedahl sobre su plataforma Netzpolitik.org suenan hoy eufóricas: “Depende de nosotros dar forma a este invento por el bien de todos. De ahí nuestro lema: ¡Lucha por tus derechos digitales!”

Es decir: lucha por la protección de tus datos y de tu privacidad. Y lucha contra la denuncia, la propaganda, la pornografía y todas las cosas negativas que discurren hoy por internet.

“Treinta años después, ¿ante qué estamos?”, se preguntó Berners-Lee. ¿Qué viene ahora? Sin embargo, quien espere recetas rápitas del científico se quedará más bien decepcionado. Al final, dice, depende de nosotros mismos: “A la vista de cómo ha cambiado internet en los últimos 30 años, sería pesimista y poco imaginativo pensar que en los próximos treinta años no puede convertirse en algo mejor. Si renunciamos a construir una red mejor, entonces no será internet quien nos ha fallado, sino nosotros quienes le habremos fallado a internet”.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

Reportan anomalías en el servicio de Gmail en algunos países
Por

Usuarios del servicio de correo de Gmail en diversas partes del mundo han reportado fallas y anomalías al momento de ent...