Los miembros de la industria cervecera se unen para definir el camino a seguir en 2015. Su prioridad es el consumo responsable. Con base en este nuevo objetivo, cambian su discurso en los medios y en su publicidad.

 

 

El 2014 fue un año clave para la industria cervecera en México, pues evolucionó con el objetivo de construir un entorno propicio para el desarrollo de sus actividades. Por ello, a partir de este año, cambió su nombre a “Cerveceros de México”.

Con este cambio, los grandes gigantes de la industria abrieron las puertas a microcervecerías o cerveceras artesanales a sumarse a este grupo y, gracias a la diversidad, el conocimiento sobre la cultura cervecera crece y la industria se abre a nuevas áreas de consumo.

Ana María Vallarino, directora ejecutiva de Cerveceros de México, asegura que el eje de “Cerveceros de México” es impulsar la industria a nivel nacional e internacional bajo cuatro ejes fundamentales: Cultura Cervecera, Consumo Responsable, Salud y Cerveza y Estilo de Vida Saludable.

“El 2014 lo calificaría como un año de evolución. Tenemos a 14 empresas afiliadas que representan esta riqueza, este orgullo, esta fortaleza del sector, y es por ello que se decide hacer este relanzamiento. Fue un año sumamente interesante porque el primer paso que se da es el reposicionamiento de ‘Cerveceros de México’. Con esta nueva visión y estos nuevos valores, nos unimos como industria por primera vez en encuentros muy interesantes. Un ejemplo de esto fue la campaña ‘No te hagas güey’, que fue un primer paso muy contundente y muy certero, el verdaderamente trabajar unidos y ser muy responsables en términos de no consumo de alcohol en menores de edad. Es un tema que es una realidad, que sabemos que ocurre y responsablemente estamos tomando acciones concretas como esa generación de conciencia, estamos realmente muy orgullosos de los resultados”, dice Ana María Vallarino.

Para “Cerveceros de México”, 2015 será un año de nuevas iniciativas, que tendrá el objetivo de trabajar en los pilares estratégicos de la industria, siendo una vez más el consumo responsable una de sus prioridades, así como la cultura cervecera. La promesa de la cámara es que los consumidores verán a una industria más unida que nunca y más comprometida con estas causas.

“Queremos ser parte de un estilo de vida en el que incluir la cerveza como parte de un hábito de consumo puede ser, con moderación, una propuesta saludable”, asegura Ana María. “Hay un reto importantísimo en la parte de comunicación, queremos generar grandes experiencias, estamos hablando de fortalecer y darle continuidad a un gran proyecto.”

Socialmente, el tema del consumo del alcohol es complejo, especialmente en nuestro país, pues empieza a muy temprana edad y es promovido como algo “legal”, aunque en su momento no lo sea. A esto se suma la crisis social que vivimos. Por eso, dirigir una campaña positiva en la que el eje sea el consumo de una bebida alcohólica es complicada en temas de credibilidad. El principal reto a vencer es el tema de congruencia. “Cerveceros de México” lo contrarresta haciendo énfasis en la importancia de la moderación. “Es muy importante hablar de moderación, de responsabilidad. Se puede integrar a un estilo saludable; el secreto está en la generación de este balance, en la integración de estos valores que como industria nos rige, así como crear una cultura de hábitos positivos. Esto no está peleado, al contrario, está muy entrelazado”, asegura Ana.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @mariagiuseppina

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Certificación internacional, el siguiente paso en Latam
Por

América Latina debería implementar los sellos de certificación internacional en sus productos de exportación, pues cada...