¿Estás planeando abrir tu propia compañía? Éstos son los consejos que le dieron los expertos a un joven emprendedor.

 

Por Karan Gupta*

PUBLICIDAD

Una mañana de domingo el pasado octubre, al despertar vi este correo electrónico:

Llámame cuando te levantes.
-Thomas

Un poco confundido y algo atontado, llamé a Thomas, y él dijo: “Ustedes están adentro.”

Lo que siguió fue un torbellino de 3 meses junto a mis cofundadores Amit y Ashish en Nueva York, llevando nuestra startup al siguiente nivel, bajo la guía atenta del dúo de socios de AngelPad Thomas Korte y Carine Magescas. Trabajé más duro que nunca, aprendí más de lo que había aprendido en mucho tiempo y descubrí una camaradería en mis compañeros fundadores de AngelPad. En nuestros frecuentes viajes de regreso a San Francisco recibimos orientación de algunas de las personas más inteligentes de Silicon Valley.

AngelPad es un programa único. Cero publicidad, sus fundadores ni siquiera tienen un blog, toda su atención se centra en las empresas. De los miles de emprendimientos que aplican, sólo se quedan entre 12 y 14. No compiten entre sí, y todo el mundo se sienta y trabaja en conjunto en una enorme habitación durante todo el día (y muchas noches).

Tengo varios tableros llenos de notas, fotos de pizarrones y notas de voz de muchas reuniones, sesiones nocturnas y profesores invitados. Es difícil extraer todo lo que aprendí en AngelPad en sólo unos puntos, pero he aquí las cosas que realmente se me han quedado grabadas.

1. Sólo sigue empujando

“Las empresas que tienen éxito son las que trabajan más duro que las demás. Que llegan antes, salen más tarde, que planean para el futuro, que iteran.”
Thomas Korte

Durante semanas trabajé 18 horas al día, tomando un descanso de sólo unas horas el domingo. Yo no sabía por cuánto tiempo podría mantener ese ritmo física o mentalmente, pero lo hice. De alguna manera me las arreglé para reír, leer, hacer ejercicio, dormir, hablar con los amigos y la familia e incluso salir de copas. Es una sensación increíble darte cuenta de que puedes hacer mucho más en un día de lo que pensabas.

El único que se interpone entre el éxito o el fracaso de tu empresa eres tú. Así que trabaja más duro y no dejes de empujar. Sí, la suerte juega un papel, pero es pequeño. La diferencia clave entre las empresas que tienen éxito y las que no, es cuán duro trabajaron sus fundadores.

2. Muévete rápido

“Chicos, ustedes necesitan reconocer la extrema urgencia de construir su empresa.”
Thomas Korte

Deshazte de las distracciones. Camina más rápido. Delega lo que puedas. ¿Necesitas noticias? Encuentra una app o servicio que las resuma para ti dos veces al día. Suscríbete a boletines de noticias/blogs personalizados para tener las cosas específicas que deseas leer.

La mayor distracción es la TV. Sólo desconéctala. Para rejuvenecer: sal a caminar, toma una cerveza con un amigo, pasar un rato con la familia, lee un libro, disfruta de la música, el ejercicio, tocar un instrumento o una escapada de fin de semana.

3. Olvídate de tu ego

Mantente abierto a aprender, abierto a la crítica, abierto a pedir ayuda. No dejes que nada te impida acercarte, especialmente a tus cofundadores, pero también a tus inversionistas, clientes potenciales, personas influyentes y asesores.

Una vez que la gente sepa que estás dispuesto a escuchar, vendrá a ti. Ellos te hablarán sobre tu producto, tu empresa, compartirán abiertamente tu perspectiva distinta y tus ideas, y uno de ellos podría ser una pepita de oro.

Otros fundadores en AngelPad nos dieron montones de retroalimentación sobre nuestro producto, nuestra página web, nuestra presentación, y más. Varios ex alumnos de AngelPad nos han ayudado asesorándonos sobre el levantamiento de capital y dándonos contactos.

4. Si no pides, la respuesta será siempre “no”

Tienes que hablar. No vas a conseguir ayuda si no la pides. No vas a vender si no hablas del problema que resuelves. No recibirás financiamiento a menos que presiones para conseguir una reunión.

Es posible que tengas una personalidad tímida y eso está bien, pero recuerda que sólo estás hablando de un tema con el cual estás muy familiarizado, es tu idea y es tu verdadera pasión. Si crees que necesitas ayuda para hablar en público o con las personas que se te acercan, busca ayuda profesional, aunque a veces sólo la práctica de lo que vas a decir también ayuda: Yo practiqué nuestra presentación a solas en la sala de conferencias durante 3 noches, más de 100 veces, hasta que finalmente sentí que salía de forma natural.

5. Piensa en grande. Realmente en GRANDE.

Estás jugando el juego de las startups respaldadas por capital de riesgo, nada menos que un mercado de 1,000 mdd, con un equipo impresionante, con un producto asesino, simplemente no será suficiente.

El levantamiento de fondos es sólo el primer paso. Empiezas a recorrer el largo camino de la construcción de un negocio exitoso y duradero que resuelve un verdadero dolor de cabeza, tiene un impacto global, proporciona valor a los clientes y le da sustento y satisfacción a muchos empleados. Si bien es difícil conseguir a sólo 100,000 usuarios y luego el primer millón, apunta a lo GRANDE y sigue un plan para llegar allí. El primer plan estará mal, fracasará pero sigue iterando, aprendiendo y ajuste.

 

*Cofundador y CEO de Mammoth, una startup que se graduó de la última generación de la aceleradora de startups AngelPad.

 

Siguientes artículos

El voto sí sirve, ¿y ahora qué?
Por

Hay voces que dicen que esta elección fue un retroceso. No estoy de acuerdo, porque gracias al voto tenemos ya una nueva...