Los acreedores de Oro Negro pretenden reactivar su relación con Petróleos Mexicanos (Pemex) y utilizar las cinco plataformas perforadoras, que actualmente se encuentran detenidas en un proceso legal con la compañía fundada por Gonzalo Gil y José Antonio Cañedo.

“Lo que quieren los acreedores es echar andar su negocio, quieren recuperar sus activos y ver la posibilidad de platicar con Pemex y que se genere la economía de nuestro país”, dijo el representante legal de los bonistas, Roberto García, en conferencia de prensa.

Aunque los bienes de Oro Negro se encuentran protegidos bajo el concurso mercantil, las plataformas son ajenas al proceso, dijo el abogado, pues pasaron a manos de los acreedores cuando Perforadora incumplió los contratos que obtuvieron tras endeudarse por 900 millones de dólares con los acreedores.

Su declaración aparece en medio de una guerra entre bonistas y los fundadores de la compañía por la flota de rigs Decus, Impetus, Laurus, Fortius y Primus, ubicados a 25 kilómetros de la costa de Ciudad del Carmen, Campeche.

Aquí la historia:

El último round ocurrió cuando un abogado de los bonistas, Ricardo Contreras, acudiera con una orden de derechos del juez Enrique Cedillo del Tribunal superior de Justicia de la Ciudad de México, intentó apoderarse de las cinco plataformas, pero solo consiguió tener acceso a Decus, donde ha permanecido desde el fin de semana.

El abogado defensor y socio fundador del buffet jurídico García González y Barradas pidió a las autoridades una actuación más enérgica, pues el juez autorizó incluso el uso de la fuerza.

Juez investiga a Oro Negro y Deutsche Bank por fraude con empresas fantasma

 

Siguientes artículos

Santa-Lucía
Esto hace NavBlue, la empresa que avaló la operación del aeropuerto de Santa Lucía
Por

El equipo de transición de Andrès Manuel López Obrador encargó por asignación directa este estudio a la compañía que nac...