EFE.- El polémico avión presidencial mexicano aterrizó este miércoles en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México tras pasar 19 meses en Estados Unidos desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo puso en venta al considerarlo demasiado lujoso.

El Boeing 737 utilizado por Enrique Peña Nieto (2012-2018) partió desde el hangar de Boeing en California (Estados Unidos) y aterrizó en el aeropuerto de la capital mexicana a las 14.42 hora local (19.42 GMT).

El gobierno de México reveló hace 10 días que recibió una oferta de compra del avión, en venta desde el 3 de diciembre de 2018, por 120 millones de dólares.

Lee: AMLO asegura que ya se tiene un anticipo por el avión presidencial

En la conferencia de prensa matutina de este miércoles, López Obrador explicó que este proceso de compra sigue en pie y que la aeronave regresa a México luego de haberse concluido un “proceso de mantenimiento” en Estados Unidos.

Sigue el compromiso de la compra, sí, no se ha caído, ya incluso hubo una aportación de un anticipo, sin embargo, no hay ningún problema de entregarlo aquí o entregarlo en Estados Unidos”, aseguró López Obrador sin revelar la identidad del comprador.

El avión, pintado con los colores de la bandera mexicana y bautizado con el nombre del líder independentista José María Morelos y Pavón, aterrizó en el aeropuerto de Ciudad de México, donde quedó bajo custodia de la Fuerza Aérea Mexicana.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

El presidente Felipe Calderón (2006-2012) compró esta aeronave en 2012, aunque no llegó a México hasta febrero de 2016, bajo la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018), entre críticas por su entonces costo de 218,7 millones de dólares.

López Obrador siempre criticó los lujos excesivos de la aeronave, asegurando que ni los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama y Donald Trump, han dispuesto de aviones similares.

Al llegar al poder en diciembre de 2018, López Obrador envió el avión al hangar de Boeing en California para ponerlo en venta, pero el proceso no ha sido nada sencillo.

Ante las dificultades para encontrar a un comprador, López Obrador propuso rifarlo, aunque al final el gobierno optó por un sorteo en la Lotería Nacional con un premio equivalente al precio de la aeronave.

Te recomendamos: Cox Energy, la empresa de energía renovable que no le teme a la política de AMLO

El sorteo, que ocurrirá el 15 de septiembre con casi un cuarto de los boletos vendidos hasta ahora, repartirá 100 premios con un valor total de 2,000 millones de pesos (unos 90 millones de dólares).

López Obrador, quien viaja en vuelos comerciales como el que hizo a Estados Unidos este mes, señala al Boeing 787 como el emblema del derroche de las pasadas administraciones en comparación con su estricta política de austeridad.

El actual mandatario ofrecerá el próximo 27 de julio su conferencia matutina desde el hangar y no se descarta un recorrido por la aeronave ese mismo día para la prensa.

La energía renovable más cotizada: descarga gratis la edición impresa de julio de Forbes México

 

Siguientes artículos

Nueva ley de remuneraciones a funcionarios públicos Diputados
Jucopo presenta el listado de aspirantes a consejeros del INE para votación del pleno
Por

La Junta de Coordinación Política (Jucopo) le entregó a la mesa directiva de la Cámara de Diputados el listado de aspira...