Es urgente regular la marihuana recreativa en México para reducir la violencia de alto impacto. Desde que se exacerbó esta guerra -en 2007- la violencia de crimen organizado se ha incrementado en todo el país, 75% de los homicidios son ejecuciones del crimen organizado. La situación seguirá empeorando, si seguimos en lo mismo.

A 10 años de haber aplicado la estrategia de combatir los mercados de droga con Policía y Ejército esta ha demostrado ser un fracaso. Los mercados se manejan con leyes económicas, no con balas. Resultaría mejor quitarle el negocio de la marihuana a las mafias, y eso se haría mediante una regulación. Con menos plata hay menos plomo. Así de fácil.

Y así de difícil, como dijo el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, porque en México todo lo complicamos. Se nos perdió el pragmatismo en algún lugar oscuro de la historia.

La marihuana es la droga más fácil de regular y ofrece beneficios terapéuticos, cosméticos e industriales. Además, tal y como lo determinó la Suprema Corte de Justicia, el Estado no debe intervenir en la libertad individual de los mexicanos -mayores de edad- que deseen consumirla. Así de fácil.

PUBLICIDAD

Mientras el tema avanza en diferentes estados de Estados Unidos, se informa que este año Canadá la regulará a nivel nacional. Se estima que la regulación puede generar una industria de hasta 100 mil millones de dólares. Mientras ellos le apuestan a la vida y a la riqueza, nosotros seguimos apostándole a la pobreza y a la muerte. Así de incongruente.

Algunos funcionarios y precandidatos han guardado silencio o han afirmado que legalizar la marihuana no tiene ningún efecto en la reducción de la violencia o que el tema debe debatirse a nivel “hemisférico”. Todas estas respuestas son salidas fáciles sin fundamento y sin conocimiento sobre el tema. Otros, en cambio, han estado de acuerdo en abrir el debate en México. Así de tarde.

Sin embargo, es claro que lo que debe debatirse es el mejor modelo de regulación, no si ésta es buena o mala, eso ya se ha debatido en México hasta la aburrición. La evidencia y la opinión de los expertos nacionales e internacionales son coincidentes: la regulación -de cualquier droga- es la mejor manera de reducir daños. Así de fácil.

Nosotros nos inclinamos más por el modelo en manos de muchos (Canadá o California) y no de gobierno (Uruguay), pero cualquiera es bueno para quitarle el negocio a las mafias y bajar la violencia. Lo importante es sacar a los políticos de su silencio cómodo o cómplice.

El modelo que sea, pero hagamos algo, seamos pragmáticos y dejemos de patinar en los mismos lodos. Es momento de demostrarnos a nosotros mismos y al mundo, que somos un pueblo inteligente, pacífico y creativo.  Así de fácil.

 

Contacto:

Twitter: @semaforodelito

Facebook: Semáforo Delictivo

Páginas web: Semáforo Delictivo / Semáforo Delictivo en México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Uso y abuso del lenguaje en el debate público
Por

La inseguridad pública y violencia en México es alarmante, y la publicación de la Ley de Seguridad Interior ha provocado...