La maquillista hace lo mejor que puede para quitarme las ojeras y el paso de los años sobre mi rostro. Estoy a punto de salir a cámara en televisión nacional. Me levanté a las 5 am. Llevo más de 10 entrevistas en el día. No tengo buenas noticias, éste será el peor año de la historia de México en el tema de inseguridad. Lo repito en cada entrevista. Cerraremos este año con más de 24 mil homicidios y 73% de ellos, son por crimen organizado.

En siete minutos tengo que explicar los datos, las causas y dar soluciones. No me gusta quedarme en la mala noticia y en los abundantes clichés sobre el tema.

No es fácil. Dependo de mi capacidad de síntesis y del intercambio de preguntas con los interlocutores. Pero, además, tengo que explicar un tema complejo: ¿por qué tenemos tanta violencia en México? ¿Cuándo inició? ¿Cómo podemos reducirla?

Llevo más de 25 años trabajando en procesos de paz con gobiernos y ciudadanos. Caí en esto por casualidad, lo mío era la reforma de gobierno, la administración de calidad, los sistemas complejos, la teoría del caos, pero la vida me llevó al tema de seguridad pública. No me considero experto en ello, lo único que tengo es un enfoque a sistemas y una pasión por prevenir la violencia a través de la información.

PUBLICIDAD

Me he vuelto activista por necesidad. Tuvimos historias de éxito muy interesantes. Nos visitaron del extranjero para entender lo que hacíamos. Escribí cinco libros al respecto. Aporté algunas ideas a la teoría de la complejidad, pero es muy raro que un gobernador o un presidente se interese en ello. Los éxitos se pierden con la apatía de los gobernantes y su miedo a la rendición de cuentas. Mal gobierno.

Hoy, además, debo explicar algo mucho más complejo: la necesidad de regular las drogas en el país como una estrategia de paz. Pocos lo entienden, hay una gran ignorancia sobre el tema y mucha resistencia cómoda o cómplice.

Entro a foro. Estoy muy cansado, respiro profundo y hago una pequeña meditación. Una vez más, tengo que repetir lo que he dicho en otras entrevistas de manera amena y clara.

Comparto mesa con otras ONG. Escucho sus explicaciones sobre el tema y me parecen un poco académicas. Me desespero. Suelto la bomba. Es necesario regular drogas. Todo nos va a funcionar cuando lo hagamos, nada, si no lo hacemos. Es necesario independizarnos de la política de drogas y de seguridad de Estados Unidos, quienes nos usan de piñata y de justificación a su propio fracaso. Es tiempo de tomar decisiones de primer mundo.

La mesa se alborota. Me acusan de simplista, de ignorante sobre el tema, pero insisto tratando de no ser descortés, pero sí tajante. Una duda me cruza por la cabeza ¿será que algunas ONG también están financiadas por EU o por el gobierno mexicano? ¿por qué tanta resistencia contra el tema?

Prefiero no pensar en eso. El tiempo se acaba. Debo concluir. Mis interlocutores están furiosos, su lenguaje corporal y verbal es muy claro. Gratuitamente, el día de hoy me he hecho dos enemigos más. El comunicador está contento, parece que tendrá buen rating el programa, pero yo ya no escucho. Pienso en los muertos que México ha sacrificado en aras de una guerra ajena y perversa. Pienso en el silencio que guardan los que saben y lo vociferante que son los que no saben. Hoy es día de muertos, mañana también lo será.

 

Contacto:

Twitter: @semaforodelito

Facebook: Semáforo Delictivo

Páginas web: Semáforo Delictivo / Semáforo Delictivo en México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Peter Drucker en el mundo VUCA
Por

En el Foro Global de Peter Drucker 2017, que se realizará en Austria, se discutirá el “Crecimiento y Prosperidad Inclusi...