El inversionista reveló que abandonó toda su participación en la compañía de streaming, que inició en 2012 con sólo 321 millones.

 

Por Liyan Chen

PUBLICIDAD

Netflix ha sido un golpe de suerte para Carl Icahn, pero ahora el viaje ha terminado oficialmente.

A su estilo clásico, el inversionista magnate Carl Icahn usó Twitter para anunciar su salida de Netflix. Desde la compra de una participación inicial con valor de 321 millones en 2012, el inversionista ha hecho más de 1,900 millones de dólares (mdd) en los últimos tres años, según una estimación de Forbes basada en las presentaciones de Icahn Enterprises.

Si el magnate hubiera conservado todas su acciones, su posición inicial de 321 mdd en 2012 (10% de Netflix en el momento) tendría un valor de 3,800 millones. Su hijo Brett Icahn, quien convenció a su padre de invertir en la empresa, quería mantener todas sus acciones de Netflix, pero el multimillonario inversionista decidió recortar sus posiciones a la mitad en 2013. “Cuando tienes suerte o eres lo suficientemente inteligente como para haber hecho un retorno total de 457% en sólo 14 meses es el momento de tomar algunas de las fichas de la mesa”, escribió el mayor de los Icahn en ese momento.

A pesar de que Netflix alcanzó un máximo histórico tras anunciar que canjeará 7 acciones por 1 título el martes, Icahn citó la competencia cada vez mayor entre el servicio de streaming de TV y películas en una entrevista con CNBC el miércoles por la tarde. Ahora, el inversionista tiene la esperanza de replicar su éxito en Netflix con una gran apuesta de Apple. Al 31 de marzo, su fondo insignia posee cerca de 53 millones de acciones de Apple (por valor de 6,600 mdd), la mayor participación que tiene en términos de valor de mercado.

Además de su anuncio sobre Netflix, Icahn también compartió en Twitter sus ideas sobre el estado actual del mercado. “Creo que el mercado está muy sobrecalentado, especialmente los bonos de alto rendimiento”, escribió. “Si inversionistas más respetados hubieran advertido sobre el mercado en 2007 podríamos haber evitado la crisis en el 2008.”

 

Siguientes artículos

No es lo mismo los ochenta que 30 años después
Por

Pero eso no significa que se tire por la borda lo tradicional. El cambio es una constante y nuestra convivencia con un m...