Carbon Beach es apenas una franja de arena de poco más de dos kilómetros, pero alberga las casas de playa de algunos de los multimillonarios más acaudalados de Estados Unidos.

 

Por Morgan Brennan

 

PUBLICIDAD

Desde hace años, Larry Ellison, jefe de Oracle y el tercer hombre más rico de Estados Unidos, ha ido al alza en la Carbon Beach de Malibú. En noviembre, compró al productor Jerry Bruckheimer su bungalow de tres recámaras y tres baños por un precio no revelado, apenas dos meses después de pagar 36.9 millones de dólares (MDD) a Terry Semel por su complejo de 957 metros cuadrados diseñado por Michael Graves. Esos tratos elevaron el número de sus propiedades en Carbon Beach a dos dígitos, aunque algunos corredores familiarizados con el área (y su cartera de bienes raíces) dicen que es dueño de más de una docena de propiedades en esa franja de arena.

Pues bien, otra casa ha sido puesta a la venta en el vecindario, en caso de que el titán tecnológico quiera seguir coleccionando.

Listada en 22.5 MDD, la casa del número 22446 de Pacific Coast Highway cuenta con 445 metros cuadrados de espacio habitable diseñados por Buff & Hensman en 70 metros lineales de playa. Construida en 1976, la mansión frente al mar tiene cuatro dormitorios, seis baños, una sala de cine, una piscina frente al mar con spa y un jardín zen. También tiene un estacionamiento cubierto con capacidad para ocho vehículos. Al igual que muchos de sus vecinos, la casa luce una estética de diseño moderno con paredes de cristal que dan al Océano Pacífico.

“Contar con una casa Buff & Hensman añade un sello completamente diferente a la propiedad. La forma en que el arquitecto imaginó y creó el espacio es increíble, con los jardines zen y un patio tropical”, dice Christopher Damon, de Coldwell Banker Previews International. Él comparte la lista con sus colegas, los  agentes Joyce Rey, Chris Cortazzo y Bruce Mibach.

El 22446 de Pacific Coast Highway es propiedad de Jack Roth, director ejecutivo de Admarketing, una firma de publicidad con sede en Los Angeles. Roth pagó por la propiedad 1.45 MDD en 1985, de acuerdo con registros públicos.

Carbon Beach es la franja de arena más codiciada de Malibú. Los más ricos del mundo pagan mucho dinero por parcelas relativamente pequeñas, lo cual le ganó el sobrenombre de ‘la playa de los multimillonarios’. Extendiéndose sobre poco más de dos kilómetros a lo largo de la Pacific Coast Highway, el aristocrático enclave se compone de 70 lotes repletos de casas de playa que pertenecen a multimillonarios como David Geffen, Haim Saban, Eli Broad, Paul Allen y Gerald Schwartz. Y, por supuesto, Larry Ellison. Otros adinerados propietarios incluyen al jefe de DreamWorks, Jeffrey Katzenberg; al director y productor de cine Joel Silver, y al manager musical (y residente de largo plazo) Lou Adler.

Hay una cosa que Carbon Beach no tiene: celebridades. Desde que Courteney Cox y David Arquette vendieron su propiedad diseñada por John Lautner en 27.3 millones en 2007, la franja ha permanecido bajo el dominio de los magnates de los negocios y de los protagonistas detrás de las cámaras de Hollywood. (Las celebridades se encuentran camino arriba, en la colonia Malibu.)

Los precios de las casas en la Playa de los Multimillonarios no se estiman por sus metros cuadrados. Los corredores usualmente valúan estas propiedades por sus metros lineales de fachada, o la cantidad de playa con la que cuentan. Los precios por metro lineal de fachada comienzan arriba de los 600,000 dólares, dependiendo de la casa que lo acompañe. Basados en esta métrica, actualmente un metro lineal puede costar casi un millón de dólares.

La lista debuta durante la temporada alta de ventas de la playa, que por lo general se extiende de febrero a junio. Las casas de lujo en el mercado de Malibu se han estado moviendo mucho desde la segunda mitad de 2012. Desde septiembre hasta los primeros 10 días de enero, 20 casas fueron vendidas en 5 MDD o más. Desde principios de 2013, Malibu ha registrado cuatro ventas de 36 MDD o más, incluyendo un récord de un trato por 75 millones en el que el multimillonario Howard Marks vendió su complejo a una pareja rusa.

“En las últimas dos semanas hemos tenido una gran afluencia de compradores extranjeros procedentes de Asia y Europa”, dice Chris Cortazzo, cuya especialidad es el mercado de Malibu. Cortazzo cerró tratos por 85 MDD en Malibu durante diciembre.

En cuanto a la venta de la propiedad enlistada recientemente  de Carbon Beach: “No queremos renunciar a Larry, pero vamos a ampliar nuestro horizonte aquí también”, ríe el agente Joyce Rey.

Veamos si el anuncio atrae otra fortuna de 10 dígitos a la playa de los millonarios.

full

 

Siguientes artículos

El poder de la filantropía catalítica de Bill Gates
Por

 El fundador de Microsoft es la persona que ha donado más dinero a causas benéficas en el mundo. En este breve texto exp...