La recaudación fiscal de las entidades federativas es muy baja y poco efectiva, en gran medida por la dependencia que han generado estados y municipios a las participaciones y aportaciones federales, señala Roberto Colín, miembro de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México.

“Según los números se estima que México obtiene una recaudación de aproximadamente 13% del PIB, que, si lo comparamos con otros países de América Latina, México está muy atrasado. (…) las cifras y números de recaudación en los estados son muy deficiente, sobre todo porque están acostumbrados a las prerrogativas que les da el gobierno federal por lo tanto no tienen preocupación real de aumentar la recaudación”, apuntó el especialista.

Tanto legisladores y funcionarios federales coincidieron en la importancia de aumentar los niveles de recaudación y fortalecer las haciendas públicas de estados y municipios el pasado lunes durante el II Foro de Legisladores en Materia Hacendaria organizado en la Cámara de Diputados.

En ese sentido Arturo Herrera, el subsecretario de Hacienda, señaló que impuestos como la tenencia de vehículos y el fortalecimiento del cobro predial eran muy buenas opciones para dar solución a la baja recaudación estatal y municipal, aunque AMLO descartó está posibilidad.

Lee también: AMLO descarta que se ‘reviva’ el pago de la tenencia en el país

El gravamen de la tenencia vehicular, actualmente se aplica según el griterío de los gobiernos estatales y en algunos casos como en Morelos ha desaparecido.

En 2007 las entidades federativas registraron ingresos por la recaudación de impuestos por 90,127 millones de pesos, por gravámenes sobre los ingresos, sobre el patrimonio, la producción el consumo y las transacciones y otros impuestos, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Aportaciones y participaciones federales

En contraste, las participaciones federales, es decir, los recursos asignados a los estados y municipios en los términos establecidos por la Ley de Coordinación Fiscal (LFC) ascendieron a 677,756 millones de pesos.

Por aportaciones federales, es decir la transferencia de recursos a estados y municipios con el objetivo de fortalecer su capacidad y demanda en rubros como la educación, salud, infraestructura básica, fortalecimiento financiero y seguridad pública, las entidades recibieron en ese año 933,437 millones de pesos. Esta cifra es, aproximadamente, 10 veces más elevada que lo que los propios estados recaudaron.

“La recaudación es muy pequeña en contraste a los ingresos que la federación entrega, en ese sentido a estos no les interesa incrementar su recaudación, en la mayoría se presenta esta situación. Tengo entendido que existe una propuesta para regresar la administración, recaudación y fiscalización de estos ingresos a la federación se estima que de hacerlo se podría incrementar de 150,000 millones de pesos hasta 250,000”, señaló el especialista en entrevista con Forbes México.

En ese sentido Colín propone que la federación presione para que la recaudación de los estados sea más eficiente a través de la reducción de sus prerrogativas y premiar a los más eficientes.

En opinión de Patricia Terrazas Baca, presidenta de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en la Cámara de Diputados en este momento no hay condiciones para imponer nuevos impuestos.

“No hay condiciones, el predial tal vez si hay que colaborar con alcaldes, pero hay municipios en los que no hay agua potable, alumbrado, cómo les exiges que te paguen más predial, además se disminuyó el presupuesto a los municipios porque la mayoría se fueron a los programas del presidente pero no para los municipios, con qué enfrentan que haya nuevos impuestos”, dijo la diputada.

TAMBIÉN LEE:

Comisión de Hacienda pide a legisladores ser responsables al presentar iniciativas

 

Siguientes artículos

El ascenso en la popularidad de López Obrador
Por

La popularidad del presidente tiene que ver más con lo que los votantes quieren y menos con la calidad de sus acciones d...