El ser humano siempre ha anhelado lo que la naturaleza le privó en su evolución, como la capacidad de volar. Desde la prehistoria, muchos han sido los mitos que han plasmado al hombre surcando los cielos, como el de Ícaro.

Rudimentarios prototipos como el de Leonardo Da Vinci sentaron las bases de que volar podría ser una realidad, y fue la Revolución Industrial la que propició una primigenia forma de vuelo con motor, gracias al primer aeroplano de los hermanos Wright.

Hoy, cien años después, hemos llegado a la Luna e incluso somos capaces de hacer volar gigantescos aviones de carga, auténticos colosos en el cielo.

Qué hubieran pensado Wilbur y Orville Wright, cuando en 1903 recorrieron 36 metros con su aeroplano, si les hubieran contado que cien años después los cielos del planeta estarían surcados por una media de 10.000 aviones simultáneamente en todo momento. Muchos de estos aviones, además, no transportan pasajeros. Hay todo un universo de aeronaves dedicadas exclusivamente a transportar mercancías especiales.

PUBLICIDAD
hermanoswright

Estas mercancías especiales son las llamadas cargas pesadas o sobredimensionadas: bienes que exceden en peso o tamaño a los estándares de las bodegas de carga de los aviones de pasajeros. La lista de ejemplos es inabarcable: desde maquinaria generadora de energía hasta vehículos militares, trenes suburbanos o incluso equipos aeroespaciales.

En el entorno logístico, hay muchos modelos que encabezan el top de aviones de carga más grandes del mundo. En esta pequeña lista queremos mostrarles los tres más llamativos:

Antonov An-225 Mriya: Un auténtico dinosaurio soviético superviviente de la guerra fría, que en los años 80 transportaba misiles en su interior, y transbordadores espaciales en su lomo y que hoy presta muchos otros servicios. Mide 88 metros de envergadura, el equivalente a la altura del Big Ben de Londres y es el único modelo con 6 motores tipo turbofan y 32 ruedas en su tren de aterrizaje. En 2004 llegó a cargar 247 toneladas de maquinaria para un oleoducto en Uzbekistán. El Antonov An-225 es una suerte de superstar, y tiene hordas de fans que realizan seguimiento de sus despegues y aterrizajes, un espectáculo que documentan en cientos de videos.antonovan225

Airbus “Beluga”: Oficialmente conocido como Airbus A300-600ST, este curioso avión de carga tiene una peculiar forma, que se asemeja al famoso cetáceo albino y homónimo del Ártico. No tiene el tamaño del Antonov An-225, pero sus dimensiones son igualmente considerables: 56 m de longitud y 45 m de envergadura, capaces de cargar 47 toneladas. Merece la pena destacarlo por ser también uno de los más demandados en el transporte de cargas pesadas y sobredimensionadas.airbusbeluga

Antonov An-124: Este avión de cargas especiales mide 67 m de longitud y tiene 70 m de envergadura, una cifra aún mayor que la altura de las torres de la catedral de Ciudad de México. El primer prototipo realizó su vuelo inaugural en 1982, y desde entonces, varias unidades han surcado los cielos. Hasta la llegada del Antonov An-225, fue el avión más grande del mundo, y hoy es considerado un hito de la ingeniería aeroespacial del mundo.antonovan124

Preparación logística especial

Cada día, se llevan a cabo cientos de operaciones de cargas aéreas estándar. Sin embargo, pocos operadores logísticos tienen la capacidad de operar con los aviones de carga especiales. Poder hacerlo implica una preparación logística previa extrema, una gestión aeroportuaria rigurosa y conocer en profundidad los permisos necesarios de tránsito internacional para que estos aviones puedan operar.

La división de Carga Proyecto del operador logístico TIBA, con más de 40 oficinas y más de 600 empleados en todo el mundo, es uno de los pocos operadores con la capacidad para manejar con eficiencia y garantía este tipo de movimientos. Muestra reciente de ello fue el traslado de emergencia mediante 8 aviones Antonov desde México a Colombia de mercancías necesarias para reparar una planta eléctrica que, debido a una explosión, dejó a gran parte de Colombia sin energía. Se requirió por parte de TIBA una rápida ejecución y coordinación. Aquí les dejamos el testigo de esa operación con uno de estos colosos alados, en concreto el Antonov An-124. Un sueño hecho realidad que nos ayuda a imaginar que todo es posible.

tiba-antonovan124

 

Lee también: La ruta del tequila que exporta 400 litros por minuto.

 

Siguientes artículos

Cuatro claves para introducir una marca a México; explorando la experiencia de AT&T
Por

A su llegada a México, AT&T se planteó el objetivo de transformar la industria de las telecomunicaciones. Para la marca...