Uno de los ejemplos más claros del liderazgo de la empresa en la producción de polietileno, es el  complejo en Nanchital de Lazaro Cárdenas en el estado de Veracruz, símbolo de tecnología e innovación sustentable en el sector del plástico a nivel mundial.

El complejo petroquímico de Braskem Idesa (BI) sigue siendo la mayor inversión industrial privada del país en los últimos 20 años, el cual requirió un monto de recursos de más de 5,200 millones de dólares.

Al final del 2018, Braskem Idesa ha logrado producir más de 2 millones de toneladas en territorio nacional, atendiendo principalmente las necesidades de los transformadores en México y siendo una pieza fundamental para apoyar la demanda internacional, logrando exportar su producto a más de 43 países.

Desde su arranque, esta compañía logró reducir las importaciones de polietileno de México en aproximadamente 20%, contribuyendo así a reducir el déficit de la balanza comercial del país, en alrededor de 2, 500 millones de dólares.

PUBLICIDAD

“Estamos convencidos que el plástico es fundamental para mejorar las vidas de las personas pero tiene que ser tratado de manera responsable y tenemos ya compromisos claros en esta materia”, Braskem Idesa

Sentido social y económico

Adicionalmente Braskem Idesa ha contribuido de una manera importante con el estado de Veracruz, en donde durante la construcción del complejo en Nanchital se crearon alrededor de 26 mil empleos temporales y hoy en día son más de 3000 empleos directos e indirectos de calidad.

Otro rubro destacado del trabajo de la empresa es la plataforma logística, en donde a través de una superficie de 20 mil metros cuadrados y más de 1500 ferrotolvas, la distribución se ejecuta por mar y tierra con el objetivo de garantizar el flujo del producto a todos los clientes.

“Hoy en día nos diferenciamos de nuestra competencia en México por nuestro servicio y atención de calidad en donde hemos desarrollado un equipo de técnicos especializados para colaborar constantemente en buscar soluciones de mejoras en sus negocios. Nuestro producto también juega un rol importante en donde ha sido reconocido mundialmente como productos de muy alta calidad”, comenta Cleantho Leite, Director de Relaciones Institucionales de la empresa.

Responsabilidad corporativa

Hablando de calidad, el año pasado consiguieron la certificación en ISO 9001 para seguir brindando procesos de más confiabilidad en todo el portafolio de productos.

Por su parte, en materia de sustentabilidad ambiental el trabajo está fuertemente ligado a una estrategia dedicada al apoyo económico, social y ambiental, trabajando con las comunidades cercanas en materia de educación y apoyo social, y hoy en día más enfocado en la responsabilidad con el ambiente.

“Reafirmamos nuestro compromiso por segundo año consecutivo con una operación responsable a través de la obtención del Distintivo de Empresa Socialmente Responsable otorgado a Braskem Idesa por el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI), que nos permitió realizar un diagnóstico de nuestras acciones y estrategias en materia de sustentabilidad y responsabilidad social empresarial”, comenta el CEO Stefan Lepecki.

Aunado a todas estas iniciativas, Braskem y Braskem Idesa se han unido a un gran esfuerzo de Economía Circular, desafío global serio y complejo que exige acciones rápidas y de fuerte liderazgo.

Esta nueva alianza es el esfuerzo más amplio jamás hecho para darle fin a los deshechos de plásticos en el medio ambiente. En Braskem Idesa creemos que el plástico es un material extremadamente eficiente que con un buen manejo, ayuda a minimizar nuestro impacto en el medio ambiente en casi todos los aspectos de la vida moderna.  Protege y aumenta la vida útil los alimentos reduciendo sus pérdidas, baja el peso de vehículos habiéndolos más económicos y eficientes del punto de vista energético, trae higiene y esterilidad a implementos médicos y hospitalarios, aumenta eficiencia de tubos de distribución de agua y gas, contribuye a la productividad agrícola con invernaderos, sistemas de riego y de protección de cultivos en el campo, en fin una interminable lista de aplicaciones en que el plástico contribuye para la eficiencia y productividad.

Debemos trabajar para minimizar su deshecho, así como para reciclar y recuperar al máximo el plástico después de usado. La Economía Circular definirá iniciativas propias para ampliar su actuación en reciclado y en la producción de nuevas resinas renovables.

Conoce más acerca de Braskem Idesa

 

Siguientes artículos

G500 invertirá 320 mdp para duplicar gasolineras en 2019
Por

El grupo gasolinero ya vende combustible importado en 150 estaciones de servicio del país.