La Comisión Europea aprobó este miércoles que Santander adquiera al Banco Popular español por un valor simbólico de un euro, ya que en sus criterios esto no representa problemas de competencia dentro del bloque comunitario.

La decisión del organismo líder de la UE permite concluir el plan de salvamento del Banco Popular, aprobado el pasado 7 de junio, que se basaba en un régimen propuesto por la Junta Única de Resolución (JUR), y después de que el Banco Central Europeo (BCE) lo calificara como “una entidad inviable o con probabilidad de serlo”.

El Banco Popular opera principalmente en España y Portugal, mientras que el Santander es la sociedad matriz de un grupo internacional de compañías bancarias y financieras, que opera principalmente en España, otros países europeos como Portugal y Reino Unido; en América Latina, con presencia en México; y  Estados Unidos.

Ambos prestan servicios de banca comercial y de inversión mayorista y minorista, así como servicios de seguros.

PUBLICIDAD

Bruselas investigó la incidencia de la fusión en los mercados del bloque europeo, y llegó a la conclusión de que las cuotas de mercado conjuntas de ambos bancos son “por lo general, limitadas”, dado que suman menos de 25%.

En ese contexto, el Ejecutivo europeo afirma que “seguirá habiendo competidores fuertes en todos los mercados afectados”.

Te puede interesar: Antonio del Valle quiere evitar el rescate de este banco español

 

Siguientes artículos

dolar-estados-unidos-banxico
Remesas familiares llegan a 2,600 mdd en Honduras
Por

Proyecciones de la Cepal establecen que el mayor crecimiento previsto para Centroamérica en relación a 2016 obedecería a...