Las clases de programación ahora pueden ser tomadas en español, francés y portugués. ¿Quién dijo yo?

 

Por Ellen Huet

 

PUBLICIDAD

La startup de capacitación para la programación Codecademy tiene el triple de usuarios que otras compañías de educación en línea, y está a punto de conseguir más, a pesar de que aún no ha anunciado un plan para obtener dinero con su crecimiento.

La startup neoyorquina anunció que se está expandiendo en el extranjero, en asociación con organizaciones de Francia, Estonia, Reino Unido, Argentina y Brasil, para llegar a más usuarios interesados ​​en aprender a programar de forma gratuita.

Y los usuarios, que actualmente son guiados a través de lecciones de HTML básico, CSS y JavaScript en inglés mientras reproducen la página principal de Airbnb, ahora podrán acceder a esas sesiones en francés, español y portugués.

“En este momento, más de 70% de los usuarios Codecademy está fuera de Estados Unidos”, dijo el CEO y cofundador Zach Sims, de 24 años. “Hasta ahora éramos una plataforma exclusivamente en inglés. Hemos visto una gran explosión de interés en la programación dentro y fuera de EU, y hasta este momento no habíamos podido apoyarla.”

Codecademy está en una racha de nuevos usuarios. Sumó 200,000 en una semana cuando lanzó CodeYear en 2011, y a principios de este año anunció que había alcanzado los 24 millones de usuarios. Por supuesto, ese número incluye a cualquier persona que haya terminado una lección, lo cual toma sólo unos pocos minutos, pero aun así son muchos más que sus competidores como Udacity y Coursera.

Sims dice que la clave para atraer y retener a los usuarios está en facilitar el compromiso lo más posible. Las lecciones se fragmentan en trozos muy pequeños que se pueden completar en unos pocos minutos. Eso quiere decir que la gente hace esos ejercicios rápidos mientras viaja en el autobús o espera en la fila del supermercado.

“Tratamos de hacer más fácil para la gente aprender habilidades un poco a la vez, en lugar de pedir un compromiso más extenso, como ver las clases y hacer la tarea.”

Sin embargo, sus usuarios actuales —y los que puedan sumar los nuevos lenguajes— todavía no están haciendo dinero. Su equipo de 26 personas se expandirá con la instalación de su nueva oficina en Londres.

“No estamos preocupados por la monetización”, dijo Sim.

La última ronda de financiamiento de la compañía fue una Serie B de 10 millones de dólares en 2012, en la que participaron inversionistas como Kleiner Perkins, Richard Branson y Yuri Milner. Levantar nuevos fondos es “definitivamente algo en lo que no estamos trabajando en este momento”, afirmó Sims.

 

Siguientes artículos

México trabaja en su apertura comercial
Por

Con la entrada en vigor de acuerdos comerciales como la Alianza Pacífico, México reduce sus barreras arancelarias para f...