Por Haris Anwar | Investing.com

Tesla es probablemente una de las empresas más complejas de analizar de todo Wall Street. Por un lado, la empresa fabrica productos que tienen el potencial para revolucionar la industria del transporte. Sin embargo, por otra parte tenemos a su fundador y director ejecutivo, Elon Musk, cuyo impredecible comportamiento y meteduras de pata —alimentada a menudo por tuits extraños o mal pensados— que tiene el potencial de destruir la empresa que le lanzó a la fama.

Pocos días después de abandonar su plan respaldado sólo a medias de privatizar Tesla, este pasado martes, Musk estaba de vuelta en Twitter, negando que llorara durante una entrevista para el New York Times a principios de este mes, e intercambiando pullas con un seguidor que le criticó por llamar pedófilo a uno de los exploradores de la cueva de Tailandia en julio.

Su última aparición en Twitter viene tras el drama de dos semanas tras divulgar el 7 de agosto que tenía “fondos garantizados” para privatizar Tesla por 420 dólares por acción, sin desvelar a los accionistas la fuente de financiación de esta gran operación.

PUBLICIDAD
TSLA Weekly 2015-2018

TSLA Weekly 2015-2018

La noticia provocó un breve repunte de Tesla (NASDAQ:TSLA), impulsando las acciones un 13%. Pero las acciones se desplomaron después de que la empresa emitiera un comunicado confirmando el tuit de Musk sobre la privatización, pero sin mencionar nada de la financiación.

Al parecer, la abrupta subida y caída de Tesla ha llevado a una citación de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de Estados Unidos que, según algunos informes, está estudiando la posibilidad de una manipulación de acciones. En cuanto al análisis del comportamiento de Musk, eso es probablemente tarea para un psicólogo.

Aun así, si usted compró acciones de Tesla sólo porque la visión y el liderazgo de Musk eran inspiradores, probablemente es el momento de revisar la ecuación riesgo-recompensa. En este punto, en nuestra opinión, los riesgos superan con creces los beneficios.

Te puede interesar: Analistas le ponen el freno de mano a las acciones de Tesla

 

La crisis de liquidez de nuevo en el punto de mira

Wall Street está muy dividido en cuanto a Tesla. De los 27 analistas de Thomson Reuters Ibes, 10 tienen calificaciones de espera, nueve recomiendan la compra y ocho recomiendan la venta.

Las acciones de Tesla son las que más se venden en corto de Estados Unidos, y los inversores apuestan 10,180 millones de dólares (mdd) a que las acciones de la compañía descenderán, según la empresa de tecnología financiera y analítica S3 Partners. Por supuesto, Tesla ha demostrado muchas veces en el pasado que los vendedores en corto se equivocaban.

Sin embargo, a pesar de todo el drama y misterio que rodea a Musk, es un hecho que Tesla ha revolucionado la industria del automóvil y ha allanado el camino hacia la rápida adopción de los coches eléctricos. Sin embargo, la empresa todavía no ha reportado beneficios.

No obstante, su cotización se ha disparado un 1,581% desde que saliera a bolsa en 2010, lo que sitúa la valoración de Tesla por encima de la de Ford (NYSE:F) o General Motors (NYSE:GM). Pero el objetivo de Tesla de fabricar rápidamente coches asequibles a los mercados masivos ha resultado difícil de alcanzar para la empresa.

Después de la agitación de las últimas dos semanas que ha puesto en tela de juicio la credibilidad y el futuro de Elon Musk, la atención de los inversionistas vuelve a dirigirse hacia la crisis de liquidez de Tesla, probablemente provocada por el fracasado amago de privatización de Musk.

Según un informe de Reuters, Tesla podría necesitar un préstamo de hasta 2,000 mdd a finales de año para mantenerse a flote. Los analistas también pronostican una continua dilapidación de efectivo en la segunda mitad de 2018.

Durante la teleconferencia de presentación de resultados del segundo trimestre del año, realizada el 1 de agosto, Musk reiteró que Tesla volverá a ser rentable y a generar flujo de efectivo positivo este trimestre ya que la producción del Model 3 casi duplica la anterior. Pero dado el pobre historial de Tesla en cuanto a previsiones y el reciente comportamiento extraño de Musk, es probable que la empresa tenga que volver al mercado para recaudar dinero en efectivo.

Tesla tiene actualmente una deuda de 1,300 mdd que vence en los próximos 12 meses, mientras que sólo tiene 1,300 mdd en dinero en efectivo en el banco tras retirar 942 mdd de los depósitos de los clientes en coches. Para los inversionistas de deuda, éste no será un momento adecuado para comprometer fondos en una empresa cuyo director ejecutivo se encuentra sometido a una gran presión y se enfrenta a la posibilidad de varias acusaciones, incluyendo manipulación de acciones.

 

En conclusión

La extrema volatilidad de las acciones de Tesla, que cerró anoche en 305.01 dólares, es una clara señal de que el mercado está teniendo problemas para entender hacia dónde se dirige Tesla. En una nota reciente, el analista de JPMorgan & Chase JPMorgan, Ryan Brinkman, afirmó que si tuviera que valorar Tesla “sólo por los fundamentos “, las acciones podrían caer hasta 195 dólares en diciembre si no se produce ninguna adquisición.

El banco de inversiones había fijado su objetivo de precio anterior en 308 dólares, el 8 de agosto, basándome en el optimismo de Musk en cuanto a un acuerdo de privatización.

Este tipo de sentimiento bajista sugiere que un segmento del mercado ya ha comenzado a valorar Tesla sin Musk al mando.

Creemos que esta proyección seguirá lastrando las acciones de aquí en adelante a menos que haya un cambio fundamental en el comportamiento de Musk. No estamos convencidos de que eso vaya a pasar. Para los inversionistas serios, es mejor permanecer al margen y ver cómo se desarrolla el drama.

Puedes leer también: Accesorios de Tesla que puedes comprar aunque no tengas uno de sus autos

 

Siguientes artículos

bolsas-pierden
Wall Street pierde ante preocupación sobre comercio EU-China
Por

El promedio industrial Dow Jones caía 0.10% a 26,099.01 unidades, mientras que el S&P 500 perdía 0.18% a 2,908.94 unidad...