Por Natalí Faxas

La CEO de Alberta Women Entrepreneurs (AWE), Marcela Mandeville, resume en tres elementos el cómo lograr que las sociedades tengan más mujeres empresarias: la confianza, la educación y el apoyo, que incluye financiamientos a compañías lideradas por damas.

El primer escollo que menciona Mandeville tienen las mujeres para introducirse al mundo empresarial es la confianza, cuestionada primero por ellas mismas y extrapolada más tarde a los negocios, cuando, por ejemplo, surgen barreras para cerrar contratos muy largos. “Las empresas que tienen mujeres en puestos de liderazgo encuentran más dificultades para cerrar los contratos, no importa con quién”, apunta la también experta en integridad en los negocios y asuntos de género.

De acuerdo con el quinto informe “Mujer, empresa y derecho 2018” del Banco Mundial, todavía, en 37 países del mundo la mujer no puede legalmente solicitar un pasaporte. En 31, no puede elegir dónde vivir, ni ser jefa de hogar. En 18 estados, está incapacitada para obtener empleo sin permiso y en cuatro, no se le deja registrar una empresa. Los países de Oriente Medio y Norte de África son los que mantienen obstáculos legales de este tipo. En América y el Caribe la restricción más evidente está en el acceso a crédito para las mujeres.

PUBLICIDAD

AWE otorga préstamos de hasta 150,000 dólares a empresas y lo combina con capacitaciones y asesorías. La organización, con 23 años de trabajo en la provincia Alberta, Canadá, ha tocado 20,000 compañías. Mandeville cuenta que los progresos los ha visto en empresas que se crean, o las que crecen, aumentan sus ganancias, sus empleados y se expanden a otros mercados.

Además de financiamiento, Mandeville resalta el papel de las personas que apuesten por el talento femenino. “Tienes que conectar la educación con la experiencia y el apoyo para seguir escalando puestos… Apoyo de personas que tienen poder de decisión en las empresas, alguien que diga,’sí, ella es la persona que necesita esa posición’”.

Marcela Mandeville fue invitada de la Embajada de Canadá en República Dominicana para discutir con el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) cómo promover un ambiente de negocios más ético e integro en el país caribeño. En entrevista con Forbes RD, enfatizó que falta aumentar la presencia femenina en juntas corporativas y en las empresas tecnológicas.

Te recomendamos:

¿Realmente han ganado terreno las mujeres en corporativos?

 

Siguientes artículos

Hacia una marca-país, más que slogan o logotipo
Por

En Dominicana, ya se está entendiendo lo que significa una marca-país sólida y consolidada, para el desarrollo económico...