La Comisión Reguladora de Energía (CRE) dijo que el desabasto industrial de dióxido de carbono (CO2) se debe a que Petróleos Mexicanos produce menos gas natural y no por cuestiones regulatorias.

“El desabasto de dióxido de carbono y amoniaco no responde a una condición regulatoria, sino a la caída en la producción de gas natural por parte de Pemex”, explicó el órgano regulador a Forbes México en un documento.

De 2013 a 2018, la producción gasera de Pemex cayó 31%, de 6,370 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd) en promedio a 4,850 mmpcd, de acuerdo con los indicadores petroleros de la compañía mexicana.

La institución que preside Guillermo Alcocer detalló que mantener en último lugar de prelación a Pemex Fertilizantes y Pemex Etileno genera incentivos para que la compañía revierta la caída en la producción nacional. Además, “da prioridad a industriales privados que compran gas en Ventas de Primera Mano (VPM) por sobre las actividades industriales del propio Pemex”.

PUBLICIDAD

Su respuesta aparece después de que el jueves 29 de noviembre, la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) revelara que desde mayo de 2018, Pemex detuvo el abasto de CO2, y pidió a la empresa y al gobierno un esfuerzo para normalizar la situación. Ese mismo día, la empresa productiva del Estado culpó al regulador por ponerla en último lugar de preferencia para el suministro de gas, particularmente a su Complejo Petroquímico de Cosoleacaque (Copeco) en Veracruz, desde 2016.

“Copeco transforma el gas natural en Amoniaco y es el único productor de este derivado en el país, que se utiliza como fertilizante en la producción agrícola. Asimismo, genera dióxido de carbono empleado en la industria alimenticia, química y automotriz, entre muchas otras”, precisó Pemex.

Aquí la historia completa: Pemex responsabiliza al regulador energético por desabasto industrial de CO2

 

El polémico orden de prelación

El orden de preferencia no busca dañar a Pemex, admitió el regulador, sino dar prioridad a actividades de Pemex asociadas a la producción de más petróleo y gas, generación eléctrica y facilitar que otros comercializadores participen en el mercado.

En 2017, la CRE estableció, en el marco que regula a las ventas de primera mano (VPM) de gas natural, que el orden de prelación deberá aplicarse en situaciones donde la oferta es menor que la demanda. Dicho orden lo dividió en tres grupos:

  1. Actividades de bombeo neumático, compresión y bombeo por parte de Pemex Exploración y Producción (PEP) u operadores con los que la empresa forma un consorcio. Refinación de petróleo y operaciones en centros procesadores de gas, así como compromisos de entrega de gas a productores independientes de energía.
  2.  Comercializadores privados, distribuidores y usuarios industriales que compran gas a Pemex Tranformación Industrial en ventas de primera mano.
  3. Actividades de comercializacion, de Pemex Etileno y Pemex Fertilizantes.

El orden de prioridad responde a los siguientes principios de la CRE:

  • Actividades que buscan una mayor producción de hidrocarburos son prioritarias, no solo para Pemex, sino para el país. Ante una situación de escasez de gas, dar el primer orden de prelación a actividades como el bombeo neumático y la compresión permite mitigar el riesgo de reducciones incluso mayores a la disponibilidad de gas.
  •  Suministro a los productores independientes de energía para garantizar la continuidad de la generación eléctrica si hay escasez de gas.
  • Usuarios que compren gas a Pemex en VPM sobre los que compren en comercialización facilita la entrada de otros participantes al mercado de comercialización de gas natural, incrementando la competencia en beneficio de los usuarios finales, quienes tendrán así mayores alternativas para la contratación de su suministro de gas natural.

La Comisión recordó que la petroquímica de Pemex no es el único usuario de gas natural que emplea el energético como materia prima y no como combustible, pues existe un número “relevante” de empresas privadas que están en la misma situación, pero sí el único usuario que además es productor de gas natural.

Nuestro país demanda 8,000 millones de pies cúbicos al día, de los cuales, Pemex consume 2,000. De los 6,000 restantes, México importa 5,000, principalmente de Estados Unidos, de acuerdo con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

 

 

 

 

Siguientes artículos

¿Puede el GCC ser socio y competidor al mismo tiempo?
Por

El CEO, Héctor Enrique Escalante, ha incrementado sucesivamente la rentabilidad y mejorado la calificación crediticia de...