Un reporte de Standard & Poor’s arroja que la demanda de financiamiento corporativo en el mundo sumará una cifra récord de 62 billones de dólares (millones de millones) hacia 2020, impulsada por la política monetaria expansiva. Estos niveles de deuda darán paso a un nuevo escenario adverso denominado Crexit.

La calificadora prevé que el aumento en la deuda propiciará una corrección en los mercados, pues casi la mitad de los emisores corporativos están muy apalancados. Para S&P, los indicadores crediticios están en grados preocupantes, pues se calcula que 5% de los emisores de deuda están en el límite y podrían no sobrevivir a un escenario de estrés sin incumplir con pagos.

“Los analistas consideran que esta corrección crediticia inició a finales de 2015 y probablemente se extenderá durante los siguientes años a medida que aumentan los incumplimientos. Estimamos que entre dos quintas partes (43%) y la mitad (47%) de las corporaciones no financieras calificadas y no calificadas que consideramos en el estudio están altamente apalancadas, con índices de fondos operativos a deuda de menos de 12% y de deuda a EBITDA de más de cinco veces”, dijo David Tesher, analista de la firma.

Lee también: Pemex emite más deuda, ahora bonos samurái

Así,  la acentuada sensibilidad a acontecimientos inesperados similares al referendo de Gran Bretaña para abandonar la Unión Europea, podría generar una crisis de confianza y la salida rápida de los mercados de deuda tanto de acreedores como de deudores de menor calidad, en lo que denominan un escenario Crexit.

“El desafío para las autoridades monetarias es evitar que esta potencial volatilidad de los mercados financieros infecte a la economía real, dado que sus herramientas actuales están llegando al límite de su efectividad”, dijo Paul Watters, co-autor del reporte.

El estudio también sugiere que la deuda corporativa total en circulación –incluyendo nuevas emisiones y refinanciamientos— se expandirá a 75 billones de dólares durante los siguientes cinco años.

Lee también: Deuda y corrupción podrían afectar calificación de México: Fitch

La participación de China en el total de la deuda corporativa global aumentaría a 43% en 2020 desde 35% en 2015. Los analistas estiman un ligero descenso en la deuda estadounidense a 22% de 24% mientras que la participación de Europa (la eurozona y Gran Bretaña) bajaría a 16% desde 20%.

“Brasil ha tenido el crecimiento más rápido en apalancamiento (conforme ha bajado su flujo de efectivo) y categorizamos su índice de fondos operativos a deuda como agresivo”, aseveró Diego Ocampo, co-autor del reporte.

Singapur, Australia, China, México y Hong Kong son los siguientes países con más rápido crecimiento, todos dependientes del comercio en general, o de las materias primas (commodities), o relacionados con China.

 

Siguientes artículos

Wall Street: Los mercados hunden a los fondos de riesgo
Por

Los grandes nombres en el mundo de la inversión de riesgo han sufrido duros reveses en lo que va del año. Entérate.