Existen tres vías por las cuales los delincuentes tratan de obtener la información necesaria para hacer un intento de robo de identidad o fraude: el robo físico de información, el robo de identidad a través de las tecnologías de la información y el engaño telefónico o presencial.

En el primer caso, el robo de información puede suceder cuando perdemos o nos roban nuestra cartera en donde se encuentran nuestras identificaciones y tal vez algún recibo que necesitábamos pagar.

Otros delincuentes buscan información dentro de los buzones de correo y hasta dentro de la basura. Por ello, hay que destruidor cualquier documento que lleve nuestros datos antes de tirarlo y pagar nuestros recibos e impuestos por banca electrónica o en los portales oficiales de las empresas y dependencias correspondientes, asegurándonos siempre de que sea desde un sitio seguro (marcado en la barra de navegación como “https”) y desde una computadora no pública. Protege la información que llega a tu buzón de casa pidiendo que mejor te envíen estados de cuenta electrónicos para no dejar los físicos al alcance de extraños.

En el segundo escenario, los delincuentes cibernéticos buscan hacerse de tu información a través de varios medios; por ejemplo, mandan correos electrónicos falsos a nombre de instituciones reconocidas pidiendo les mandes información personal y confidencial. En algunos casos estos correos pueden contener además virus y software espía.

PUBLICIDAD

Otro modus operandi es revisar las redes sociales en búsqueda de información útil sobre su persona. La recomendación es ignorar los correos sospechosos y editar, a nuestra conveniencia, los filtros de privacidad de nuestras redes sociales y no incluir información personal que no sea necesaria.

Finalmente, está el engaño donde los delincuentes realizan llamadas personalizadas o visitas pretendiendo ser de una institución financiera. Asustan con amenazas o con cuentos para que la víctima ceda información confidencial para luego perpetrar un fraude.

Cuando un criminal logra robar una identidad, la usa para realizar trámites en nombre de la víctima, incluyendo la solicitud de créditos.

La regla de oro para no ser una víctima más es no facilitar información personal y/o confidencial a un tercero. En caso de que dudes de que la comunicación que recibes es legítima sólo toma nota y acércate personalmente a la institución de donde dice proceder para validar su legitimidad.

En caso de que hayas sido víctima de un robo de identidad puedes reclamar el crédito directamente con el otorgante del crédito, en Buró de Crédito o en instancias gubernamentales (Condusef para créditos financieros y Profeco para los del sector comercial).

No puedo dejar de recalcar que es muy importante estar al tanto de nuestro Reporte de Crédito Especial, el cual puedes solicitar gratis una vez cada doce meses en www.burodecredito.com.mx

Buró de Crédito cuenta además con una herramienta que te ayudará a monitorear tu historial crediticio, incluye cuatro Reportes de Crédito, su nombre es Alertas Buró.

En caso de que hayas sido víctima de robo de identidad, aparte de ingresar la reclamación correspondiente, recomiendo bloquear el acceso a tu Reporte de con el servicio Bloqueo.

 

Contacto:

Twitter: @BurodeCreditoMX

Facebook: Buró de Crédito México

Página web: Buró de Crédito

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Aranceles a China podrían superar los 500,000 mdd: Trump
Por

Trump había amenazado antes con tarifas adicionales de hasta 400,000 mdd si Pekín sigue adelante con sus planes de respo...