Durante enero, los líderes del mundo discutieron el futuro del comercio mundial durante la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), en Davos, Suiza.

Los líderes de las potencias mundiales defendieron el comercio. Desde Angela Merkel y Emmanuel Macron, pasando por Narendra Modi, hasta Justin Trudeau afirmaron que sus países están “abiertos para los negocios”, recordó el organismo en su sitio web.

Entonces apareció Donald Trump, el nuevo heraldo del proteccionismo del siglo XXI. Desde su campaña electoral, convirtió su lema America First en una política prioritaria de la principal economía del mundo: una complicada renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y México. Su más reciente golpe: aranceles a electrodomésticos y paneles solares.

En Davos, el magnate inmobiliario y presidente de Estados Unidos reiteró su lema de Estados Unidos Primero, pero con un matiz:Estados Unidos primero no significa Estados Unidos solo. Cuando Estados Unidos crece, también el mundo”.

PUBLICIDAD

No obstante, comentó en su ponencia que su gobierno no será ciego ante prácticas económicas injustas, incluidas el robo masivo de propiedad intelectual.

Con los impuestos de Trump, parece que comienza una nueva guerra. Por separado, Jack Ma, fundador de Alibaba, dijo que “es muy fácil comenzar una guerra comercial. Pero es muy difícil detener el desastre de esta guerra”, pues al sancionar a un país, Estados Unidos también impacta a pequeños negocios y gente joven, y morirá igual que si bombardearan algún lugar.

“Si el comercio se detiene, comienza la guerra”, agregó.

Trump implementó una reforma fiscal con un recorte tributario para que regresen capitales al país y las empresas inviertan más de forma internal. El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que el recorte de Trump impulsarían el crecimiento global, pero en corto plazo.

Emmanuel Macron y el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz advirtieron los peligros de una carrera a fondo de recortes tributarios y desregulaciones como las que propuso Trump.

Su vecino de Canadá, Justin Trudeau, comenzó su participación en Davos anunciando un nuevo Acuerdo TransPacífico (CPTPP, por su siglas en inglés) con los países restantes, después de que Trump saliera del acuerdo.

 

¿Está muerto el TLCAN?

El WEF recuerda que Trump no es fan el TLCAN, al que ha calificado de un “acuerdo horrible” y uno de los peores de la historia moderna.

Una encuesta entre los asistentes en Davos reveló que 80% de ellos considera que el acuerdo comercial, con un valor de 500,000 millones de dólares entre México y Estados Unidos, no está muerto.

Para muchos, bastará con una modificación para mejorar sus alcances. El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo Villarreal, recordó que el TLCAN tiene 22 años de edad y necesita modernizarse”. Él pretende incluir secciones de datos y comercio digital en el nuevo acuerdo.

La ministra de asuntos exteriores canadiense, Chrystia Freeland, mencionó que cualquier país miembro puede salirse, según el artículo 2205, y que Trump es solo una sombra en el TLCAN.

El WEF recuerda las palabras de Trump hacia el futuro: “ya veremos qué sucede”.

 

Siguientes artículos

Los 6 más ricos del mundo perdieron 18,800 mdd hoy en la bolsa
Por

El colapso bursátil de este lunes provocó pérdidas masivas para los tres principales índices, y las compañías que suelen...