Reuters.- La economía de Estados Unidos creció un poco más de lo estimado en el segundo trimestre y a su mejor ritmo en más de dos años, pero el impulso probablemente se desaceleró en el tercer cuarto debido a que los huracanes Harvey e Irma redujeron temporalmente la actividad.

El producto interno bruto subió a una tasa anual de 3.1% en el periodo de abril a junio, dijo el Departamento de Comercio en su tercera estimación divulgada el jueves. La revisión al alza frente al ritmo de crecimiento de 3.0% informado el mes pasado reflejó un incremento en inventarios.

El crecimiento en el trimestre pasado fue el más veloz desde el primer cuarto de 2015 y tuvo lugar tras una expansión de 1.2% en el periodo de enero a marzo.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el crecimiento del PIB se mantuviera sin revisión en un 3.0%.

PUBLICIDAD

Harvey, que azotó Texas, fue culpado por buena parte del declive en los datos de ventas minoristas, producción industrial, construcción y ventas de casas en agosto. Se prevé más debilidad en septiembre después de que el huracán Irma golpeó a Florida este mes.

Sin embargo, se espera también que la reconstrucción impulse el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre y a comienzos de 2018, y las estimaciones para el periodo de julio a septiembre son superiores a un 2.2%.

En otro informe, el Departamento del Trabajo dijo que las solicitudes iniciales de subsidios por desempleo subieron en 12,000 durante la última semana, a una tasa desestacionalizada de 272,000 para la semana que terminó el 23 de septiembre.

El mercado laboral sigue fuerte. Los pedidos de subsidios por desempleo se han mantenido ahora debajo del umbral de 300,000, asociado a un mercado laboral robusto, por 134 semanas consecutivas, la racha más larga desde 1970, cuando el mercado laboral era más pequeño.

Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos mantuvieron sus pérdidas tras el dato, mientras que el dólar cayó a un mínimo de sesión frente a una cesta de monedas y las acciones abrieron a la baja.

Con la aceleración del PIB en el segundo trimestre, la economía creció un 2.1% en la primera mitad de 2017. A pesar de ello, economistas creen que el crecimiento este año no superará la ambiciosa meta de 3.0% del presidente Donald Trump.

El crecimiento del gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la economía estadounidense, se mantuvo sin revisión en 3.3% en el segundo trimestre, debido a que un incremento en el gasto en servicios fue contrarrestado por una revisión a la baja en los desembolsos por bienes duraderos.

 

Siguientes artículos

Marketing y la capitalización de la tragedia
Por

Debido a las recientes catástrofes naturales que hemos experimentado, la pregunta más frecuente que me hacen es: ¿Debo p...