Reuters. – Ucrania entró el domingo en aguas desconocidas, luego de que un sondeo a pie de urna mostró que un comediante sin experiencia política logró los suficientes votos para convertirse en el próximo presidente de un país en guerra.

La aparente victoria aplastante de Volodymyr Zelenskiy, de 41 años, es un duro golpe para el mandatario Petro Poroshenko, que intentó unir a los ucranianos en torno al patriotismo contra Rusia.

La encuesta a pie de urna a nivel nacional mostró que Zelenskiy logró 73% de los votos, frente a solo 25% de Poroshenko.

Si el sondeo es correcto, Zelenskiy, quien interpreta a un presidente ficticio en una popular serie de televisión, asumirá el liderazgo de un país que está en la primera línea del enfrentamiento de Occidente con Rusia tras la anexión de Crimea por parte de Moscú y una insurgencia de fuerzas prorrusas en el este de Ucrania.

Zelenskiy, cuya victoria se ajusta a un patrón de figuras antiestablishment que ha derrotado a políticos tradicionales en Europa y otros lugares, ha prometido terminar con la guerra en la región oriental de Donbass y erradicar la corrupción, en medio del malestar generalizado por el aumento de los precios y la caída de los estándares de vida.

Pero el comediante no ha profundizado mayormente sobre cómo planea lograr todo esto. Los inversionistas quieren garantías de que acelerará las reformas necesarias para atraer inversiones extranjeras y mantener al país en un programa del Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Dado que existe una incertidumbre total sobre la política económica de la persona que se convertirá en presidente, simplemente no sabemos qué sucederá, lo que preocupa a la comunidad financiera», dijo Serhiy Fursa, un banquero de inversiones de Dragon Capital, en Kiev. «Necesitamos ver cuáles son las primeras decisiones».

Te recomendamos: 

A 29 años de ‘Seinfeld’, este comediante es el mejor pagado del mundo

 

Siguientes artículos

Crónica | Así fue la masacre de Minatitlán
Por

Los sobrevivientes narran que incluso fueron apuntados en la cabeza y obligados a mirar cómo otros asistentes a la fiest...