El presidente de la Comisión de Energía del Senado, Armando Guadiana, pidió al gobierno mexicano reconsiderar el uso de fractura hidráulica (fracking) para obtener el gas que necesita el país .

“Ya se lo planteé a la secretaria de energía. Yo, como profesionista y técnico, digo que vamos a tener que sacar el gas que tenemos en el noreste del país, y parte en Coahuila y Chihuahua. Tenemos que sacarlo porque lo necesitamos y también preparar los pozos cuando los estadounidenses no nos vendan el gas”, expresó el senador del partido gobernante Morena.

Sus declaraciones se dan después de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, instruyó a Petróleos Mexicanos (Pemex) suspender un plan para perforar un pozo exploratorio que requiere fracking.

Aquí la historia completa: Con AMLO, Pemex sí presentó plan para usar fracking

México importa casi 80% del gas natural que consume desde Estados Unidos equivalente a 5,000 millones de pies cúbicos diarios, a pesar de que nuestro país ocupa el sexto lugar del mundo con recursos no probados, pero técnicamente recuperables de gas de esquisto o lutita (shale) —545 billones de pies cúbicos—, solo detrás de China, Argentina, Algeria, Estados Unidos y Canadá, según datos de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés).

El mandatario mexicano prometió desde su campaña presidencial que nuestro país no utilizaría fracking para obtener hidrocarburos, a pesar de que uno de cada cuatro pozos petroleros en México ha sido fracturado hidráulicamente, es decir, se han realizado 36,159 fracturas en al menos 7,879 pozos.

Lee más: A pesar de la promesa de AMLO, el fracking sigue vigente en México

La razón detrás de su política son los riesgos asociados a esta técnica debido a la inyección de químicos en el subsuelo, el abundante uso de agua, contaminación de mantos acuíferos, incluso sismos.

El senador dijo que detrás de la lucha medioambiental, hay intereses externos, incluso comentó que debe haber  compañías norteamericanas que entreguen dinero a los grupos ecologistas en México para que no se utilice el gas y sigamos comprando y dependiendo de ellas.

“en algunas áreas no se necesita el famoso fracturamiento hidraúlico. Otras sí. Con la tecnología que ha avanzado, en un futuro próximo vamos a tener que usarlo por la necesidad de ese gas, y ahí tenemos reservas de 80 años”, mencionó.

Aunque Guadiana reconoció que el precio del gas en Estados Unidos es uno de los más bajos del mundo —2.6 dólares por millón de BTU en promedio durante mayo—, México tiene que pensar en el largo plazo.

“El precio del gas afortunadamente está bajo ahora, vamos a aprovechar, pero vamos a prepararnos  cuando el gas suba o no puedan venderlo los estadounidenses porque lo necesiten y baje la producción en los pozos de gas al sur de Texas”, agregó.

 

Siguientes artículos

Desierto 62% de la licitación para compra de medicinas
Por

El gobierno federal dio a conocer el fallo de la licitación para la compra de medicamentos y material de curación.