Los proyectos  de infraestructura que derivan de las licitaciones en la Ronda Uno y la generación de energía alternativa requerirán un seguro de daños que puede darle un impulso adicional al sector, explica Javier Rodríguez, CEO de Zurich en México.

 

Con un avance de 25% en crecimiento de primas durante 2015, Zurich está listo para mantener un ritmo acelerado de crecimiento en 2016. Las expectativas se basan en un impulso adicional ante retos persistentes como el recorte en el gasto público y la baja cultura del seguro en el país: la reforma energética.

Tan sólo durante la tercera fase de la Ronda Uno se asignaron 25 campos que requerirán la instalación de infraestructura por parte de compañías privadas.

PUBLICIDAD

“Hay una oportunidad muy clara en el sector de energía porque llegarán muchas empresas nuevas y requerirán coberturas”, explica Javier Rodríguez, CEO de Zurich en México.

Actualmente, el sector asegurador en México crece a un ritmo anual real de 6%. El crecimiento aumenta a 8.7% en términos nominales si se considera la póliza bianual de daños de Petróleos Mexicanos, que durante 2015 se asignó a Mapfre por un monto de 423.3 millones de dólares (alrededor de 7,500 millones de pesos).

De acuerdo con cálculos de Banamex, se prevé que con las asignaciones realizadas en la Ronda Uno se realicen inversiones por más de 1,000 millones de dólares.

“Tenemos la oportunidad de llegar a grandes clientes en materia de seguros de daños corporativos, pues se trata de infraestructura delicada que requiere protección integral”, explica el directivo.

Javier Rodríguez detalla que 30% del negocio de Zurich en México corresponde a las pólizas de clientes corporativos. Afirma que la empresa, que reporta un crecimiento de 25% anual en primas, tiene ventajas para captar la atención de las compañías que llegan del extranjero.

“Zurich es una compañía global con presencia en 170 países. Contamos con una plataforma de apoyo a la internacionalización de compañías, la que a su vez cuenta con un área de ingeniería muy robusta que ayuda a calcular los riesgos de una manera precisa. Con este nivel de experiencia y conocimiento técnico, ayudamos a que las empresas tengan acompañamiento de seguros desde antes de instalar la infraestructura, brindamos un programa internacional que otras empresas difícilmente ofrecen”, afirma.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) ha manifestado que hay un diálogo con el gobierno para determinar la obligatoriedad de contar con un seguro de daños en proyectos de exploración, perforación, extracción y transporte de hidrocarburos, lo que deja la puerta abierta para que las aseguradoras se enfoquen tanto en las empresas que llegarán como en sus proveedores nacionales.

 

Los retos en las otras áreas clave

En México, tres de cada cuatro vehículos circulan por la calle sin un seguro que ampare daños a terceros en caso de un accidente. Las leyes vigentes establecen que en caso de un atropellamiento en que el lesionado pierda la vida, la indemnización por parte del responsable puede alcanzar 3.5 millones de pesos.

“Hay una gran oportunidad para crecer en líneas personales, como vida, autos y accidentes y enfermedades, pero si bien esperamos crecimiento, no creemos que vaya a ser a un ritmo acelerado”, explica.

Para Javier Rodríguez, el boom en ventas del sector automotor, que podría alcanzar 1.3 vehículos nuevos vendidos en 2015, representará un empuje inercial en la colocación de pólizas, pues cada auto que se compra con un financiamiento implica la contratación de un seguro.

“Vemos una mejora gradual en la economía, que viene con una mayor clase media y mayor conciencia de la importancia de los seguros; sin embargo, es un proceso gradual.”

En cuanto a una mayor cobertura para infraestructura gubernamental ante desastres naturales. El ejecutivo considera que si bien hay una necesidad evidente de proteger la inversión que ya se realizó, es difícil pensar en pólizas contratadas por el gobierno en un momento de recorte al gasto. Tan sólo en 2016, el recorte al gasto del gobierno alcanza casi 3 puntos del PIB.

Pese a los retos, las expectativas de Zurich se mantienen optimistas. Su CEO considera que entre 2016 y 2050 el país tendrá un desarrollo que se diferenciará de otras economías emergentes.

“Vemos 2016 como un año que empezamos muy bien, pues nuestro plan a cuatro años siempre ha considerado que el potencial es enorme.”

 

Siguientes artículos

Ventas de ANTAD crecieron 6.1% en 2015
Por

Las ventas de las cadenas minoristas en México se dispararon en 2015, luego de dos años de magra expansión gracias a la...