Por Alejandra Quezada*

Alrededor del salón había cinco workshops, cada uno con una oferta diferente. Tras veinte minutos de escuchar e interactuar, una melodía con voz en off indicaba el momento en que los 200 asistentes debían hacer una pausa, dejar su lugar y moverse para conocer una alternativa.

En nuestra pasada sesión AmCham Connect de “speed dating”, los socios de la cámara no estaban buscando el amor, pero sí respuestas y herramientas para comprender mejor un tema no menos complejo: Marketing Digital.

Sin importar nuestra área de negocio ni el rol que ocupemos dentro de la empresa, la estrategia -o salto- digital, se ha vuelto parte importante de nuestras metas de negocio, con el objetivo de insertar a la empresa en un entorno innovador que esté a la altura de las demandas y oportunidades del mercado.

Sumarnos a la ola digital ya no es una opción o una oportunidad para crecer más rápido, sino una necesidad frente al riesgo de perder relevancia en un entorno que ya no responde a las fórmulas tradicionales. “Uber, Google, Amazon, … son ejemplos de que hoy las grandes empresas pueden ser creadas de forma rápida y crecer exponencialmente sabiendo apalancar la tecnología existente. Hoy tener 100 años en el mercado no es necesariamente una ventaja competitiva, a menos que sepas dar el salto digital, en cuyo caso se convierten en 200 años de ventaja”, explicó José R. Montañéz, Socio y Director de Transformación Digital de Social Me.

Más allá de esto, “la transformación digital se traduce en mejorar continuamente la experiencia del cliente entendiendo sus necesidades y resolviéndolas con agilidad, rapidez y eficiencia por medio de la tecnología”, comenta Irma Wilde, vicepresidenta de Sustentabilidad del Comité de Innovación de AmCham, quien lidera la estrategia digital en AT&T.

Marcar la ruta crítica

La vasta tecnología, segura y accesible para todos, es hoy día un gran facilitador que permite que las buenas ideas triunfen rápidamente, pudiendo exponenciar los negocios más allá de las fronteras.

Al marcar la ruta crítica hacia la digitalización, las empresas se enfrentan a la “paradoja de la elección”, que consiste en la dificultad para tomar una decisión correcta cuando existen demasiadas opciones disponibles, pues la capacidad de gestión humana ante la toma de decisión sobre múltiples opciones es limitada. (Iyengar y Lepper, 2000)

Frente a los recursos limitados (dinero, ¡tiempo! y curva de aprendizaje), es un verdadero reto definir la ruta crítica, considerando dos factores:

  • Un escenario cambiante en el que el dinamismo y la flexibilidad son factores decisivos.
  • No existe una fórmula, o “guía para el éxito” en esta transición digital.

Como afirma la compañía de servicios en la nube Box Inc., la tecnología no es por sí sola, necesariamente, el “gran disruptor”. No basta con agregar software al producto, modelo de negocios o procesos, para llamarlo digital. Se requiere una mirada periférica y talento humano para definir una estrategia correcta, “ad hoc” a nuestro negocio, contexto y objetivos.

La transformación exitosa

Los expertos insisten en que una transformación digital exitosa es prioridad de los líderes y permea a todos los departamentos con una visión y misión común, convirtiéndose en una dinámica organizacional de cambio continuo. Asimismo, es deseable que exista un área que permita la ejecución de la transformación digital siempre orquestada e impulsada por el director general.

Es decir, si bien la digitalización implica necesariamente tecnología, en el centro de la estrategia debe estar siempre la gente:

  • Como cliente, siempre buscando atender y solucionar sus necesidades diversas, con un valor agregado.
  • Como capital humano flexible, adaptable y esencial para el éxito del negocio.

La transformación digital también representa una gran oportunidad para los mercados emergentes ya que impulsa la productividad y fortalece la eficiencia. De acuerdo al índice de transformación digital (DX) de Dell Technologies, los países emergentes son los que tienen mayor madurez digital: India, Brasil, Tailandia, México y Colombia lideran la clasificación mundial.

De acuerdo con diversas firmas de consultoría reconocidas a nivel global, se espera que las principales inversiones en tecnología en los próximos tres años serán en:

  • Tecnología de Internet de las cosas
  • Ambientes de Multi cloud
  • Ciberseguridad
  • Enfoque centrado en el procesamiento
  • Sistemas cognitivos

Existen barreras que pueden frenar el éxito de los procesos de transformación tales como la seguridad y privacidad de los datos. Para hacer frente a esta situación habrá que plantear regulaciones que protejan a los usuarios y no limiten enriquecer la experiencia de autoservicio que los consumidores hoy buscan.

Considerando que no todos tenemos la misma predisposición al cambio, es vital identificar dentro de la organización a aquellos que pueden ser promotores del mismo. De acuerdo con Anderson Ramires, Socio de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de PwC México, “en PwC descubrimos una forma de hacerlo, de traer lo que llamamos aceleradores. Personas de afuera que ayudan a impulsar esta transformación digital, traen un ‘Fresh air’, y miembros de la organización que ya tienen práctica con las herramientas, que son creativos y tienen una facilidad innata para las tecnologías. Estas personas son de todas las edades, y agilizan el proceso contagiando al resto de la organización”.

Frente al reto de reconstruir la oferta y procesos mucho más allá del factor tecnológico, es crucial entender los motivadores del cliente y construir valores comunes. La empresa exitosa en el entorno 4.0 lo es porque transforma las herramientas en soluciones, que reportan un verdadero bienestar. Todos queremos ser parte de esta tendencia, y apertura, dinamismo, flexibilidad y empatía, son y serán elementos valiosos en este nuevo entorno de negocios.

* Gerente de Comunicación Institucional de American Chamber/Mexico

 

Redes sociales

Twitter: @AmChamMexico

Instagram: @AmChamMexico

LinkedIn: American Chamber of Commerce of Mexico

Página web: American Chamber/Mexico

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

USB
Creador del USB cuenta por qué el mayor defecto de su diseño fue sólo una necesidad
Por

Hacer que el USB sea reversible o crearlo como un conector redondo significaría duplicar el costo ya que requeriría el d...