Las empresas encuentran dificultades para ubicarse y abrirse camino en ciudades o territorios donde no son conocidas, no tienen experiencia o no encuentran personal capacitado para desarrollar sus actividades.

La preferencia de las empresas por expandir sus operaciones en otro país en los próximos tres años muestra una tendencia a la baja, según el estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México 2017, elaborado por la consultora KPMG.

Según el documento, 67% de los encuestados no planea expandir sus operaciones en otro país en los próximos tres años. Sólo 33% considera dar este paso.

La posible renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no ha desalentado la intención de las empresas mexicanas de invertir en Estados Unidos, ya que 34% piensa hacerlos en los próximos tres años.

PUBLICIDAD

“El segundo destino escogido por las empresas mexicanas es Colombia, con 24%, que vuelve a colocarse como segundo destino preferido por las empresas”, dice el estudio de KPMG.

Para explicar esta inclinación hay que subrayar la necesidad, no de negociar y realizar cambios en Estados Unidos, sino de iniciar operaciones e inversiones directamente en ese país para poder trascender las hipotéticas restricciones del intercambio comercial.

Fuente: KPMG.

 

Financiamiento

Para los empresarios existe la sensación de que 2017 será un año de austeridad y contención, un momento poco propicio para contraer deudas.

“Los directivos siguen teniendo mucho aprecio por la banca y coinciden en considerarla un apoyo para la competitividad y crecimiento de los negocios”, dice el estudio de KPMG.

Las fuentes de financiamiento siguen siendo las instituciones financieras con 82%, los socios estratégicos en segundo lugar con 58% y los proveedores con 53%.

El 53% de las empresas mexicanas asegura que requiere financiamiento externo para su crecimiento, mientras que 47% dice que no lo necesita.

Aunque los factores que limitarían la utilización de nuevos créditos bancarios por parte de las empresas fueron, entre otros, la situación económica general con 47.5%, las tasas de interés con 44.2% y las condiciones de acceso al crédito bancario con 43.5%.

Los directivos mexicanos siguen teniendo mucho aprecio por la banca en México, ya que 34% de los directivos consideran muy importante a la banca para la competitividad y el crecimiento de las empresas.

No obstante, 70% de esos mismos directivos consideraron que la Reforma Financiera no tuvo efecto en las condiciones de crédito ofrecidas por la banca para su organización.

 

Siguientes artículos

Los drones despegan en México a pesar de la (pobre) regulación
Por

Mientras la regulación en el país se mantiene sin modificaciones, las firmas de servicios han encontrado nuevas oportuni...