Nuestra meta en México debe visualizar que la equidad de género se vea reflejada en los puestos directivos de las empresas, en los puestos de trabajo de las plantas manufactureras, en las legislaturas federales y estatales, en las alcaldías, en los mandos medios de cualquier banco.

 

 

 

En las redes sociales los temas que dominaron la conversación en torno a Davos tuvieron que ver con salud y bienestar, así como con el mensaje humanitario del Papa Francisco a los líderes del Foro Económico Mundial que reza: “Les pido asegurarse que la humanidad sea servida por la riqueza y no regida por ella”. Igualmente, el tema de equidad de género fue uno de los más conversados en las redes, en donde se comentó que este año en Davos, 400 de las mujeres más poderosas e influyentes del mundo se reunirán en torno al Foro Económico Mundial.

Mujeres de la talla de Indra Nooyi, Presidente de PepsiCo; Phumzile Mlambo-Ngcuka, Subsecretaria General y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres; Marissa Mayer, de la poderosa Yahoo; Judith Rodin, de la Fundación Rockefeller; la Presidenta de Brasil, la señora Dilma Rousseff;  Sheryl Sandberg de Facebook, así como Ministras y Viceministras de un sinfín de países, vendrán a dar cuenta de diversos temas, y con algunas de ellas compartiré con un gran orgullo el tema del empoderamiento femenino.

En total, seis sesiones del programa completo de WEF se centrarán exclusivamente en el tema de género, y muchas más tratarán el tema en el contexto de otros asuntos importantes. En México, durante todo el año hemos estado trabajando con empresas, ONG´s, sociedad civil, medios de comunicación y academia para avanzar en este tema de género. Algunas personas me preguntan: “¿Cuál es tu meta, Angélica?” Mi respuesta está en la proporción de hombres y mujeres que hoy viven en México, que alcanza una cifra de más del 50% de la población para el número de mujeres (57 millones de mujeres y 54 millones de hombres). Así pues, nuestra meta en México debe visualizar una proporción similar que se vea reflejada en los puestos directivos de las empresas, en los puestos de trabajo de las plantas manufactureras, en las legislaturas federales y estatales, en las alcaldías, en los mandos medios de cualquier banco, etc. Las metas más ambiciosas son las metas más poderosas, porque son las que mejores resultados alcanzan; yo espero que mis hijas vivan en ese México igualitario que hoy anhelamos todos.

Les cuento, en corto, que esta tarde la aproveché para prepararme para las sesiones que voy a atender como panelista en los siguientes días, donde compartiré los micrófonos con este grupo de mujeres poderosas, y discutiremos sobre los derroteros del gran círculo femenino, donde mano con mano hemos hecho alianzas que han servido para brindarle a la mujer mejores expectativas y un futuro más promisorio, justamente para seguir con absoluta seriedad el mandato del Papa Francisco, asegurándonos de que la humanidad, de la que una mitad está conformada por mujeres, sea servida por la riqueza y no dominada por ella.

 

Siguientes artículos

La BMV cierra jornada con alza de 0.54%
Por

Algunos títulos tuvieron una muy alta negociación en el mercado mexicano; las acciones de Homex registraron un aumento d...