Por Paola Sandoval

PARÍS, Francia. ¿Te imaginas vivir en el edificio de tus sueños sin tener que pagar factura eléctrica? El sueño ha pasado a ser una realidad. A inaugurarse el próximo noviembre, será habitado a inicios de 2018. Francia es el país pionero. Thierry Bièvre, CEO de Elithis Group y gestor integral de este colosal proyecto sostenible, nos revela los detalles de esta primicia mundial.

“Éste ha sido un arduo trabajo de 10 años. Queremos ayudar a construir la ciudad del mañana. Hicimos un benchmark [estudio comparativo] a través del mundo, no hay nada similar, somos los pioneros. Situado en áreas densas productoras de energía y construido sin ningún costo adicional, la torre [Elithis] marca un antes y después en el desarrollo sostenible”, explica a Forbes México Bièvre.

Esta primicia se inserta con éxito dentro del reclamo mundial para responder a los desarreglos climáticos y promover las energías limpias y ciudades sostenibles. La torre de 16 plantas constará de 63 apartamentos de: dos, tres y hasta cuatro dormitorios, y con una capacidad máxima de 250 personas. Además de los 4,500 m² de vivienda, más de 800 m² de tiendas y oficinas estarán presentes en la planta baja. La Torre Elithis respeta los principios bioclimáticos, es más estrecha en el cima y más ancha en la base con el fin de maximizar las contribuciones solares.

PUBLICIDAD

 

Factura cero:

En la ciudad francesa de Dijon, Elithis ya había construido un innovador edificio de oficinas en 2009. Ha mantenido sus promesas: un promedio de 21 kilovatios hora por metro cuadrado por año, durante los siete años de operación, mientras que las regulaciones más estrictas sólo requieren una actuación de 50. Esta vez, Elithis, garantiza casi cero euros.

“La torre ya está por delante de la futura regulación térmica ‘E + C-‘ que toma en cuenta la huella de carbono de los edificios y que se impondrá a partir de 2020 con energía solar para producirlos”, comenta el directivo galo.

Los inquilinos de la torre Elithis en el eco-distrito Danubio en  la Ciudad de  Estrasburgo (capital de la Union Europea) contarán con sorprendentes vistas desde los pisos más altos de este edificio de 50 metros, y ubicado a escasos pasos del río Rin. “Sobre todo, van a contar con unas facturas de energía muy reducidas”, por ejemplo a 79 euros (94 dólares) al año por un apartamento de tres habitaciones. Es decir, 15 veces menos que en una vivienda convencional de 50 m² que se gestionaría con electricidad. Este total, sumando todos los consumos de una vivienda moderna y confortable: electrodomésticos, medios de comunicación, iluminación y calefacción a 21 grados: todo el día y durante todo el año.

“Este es el resultado de la diferencia entre un gasto de 404 euros al año, el costo de la calefacción urbana y un ingreso de 325 euros al año por la venta de la electricidad que producirá el edificio”, acota.

El consumo en el edificio puede mejorar. “Dejamos a los inquilinos, a través de su comportamiento sostenible, consumir aún menos. Serán ayudados y alentados por un asistente de domótica que les informará sobre una base cotidiana. Su factura puede incluso llegar a ser negativa”, subraya.

 

Arquitectura inteligente y de dimensión social:

Estas actuaciones están optimizadas por el diseño del edificio, que los arquitectos de la agencia X-TU, Anouk Legendre y Nicolas Desmazière, han creado al máximo en su eficacia: la torre está orientada al sur y desprovista de fachada norte sustituida por una cresta que limita el efecto de los vientos. Cerca de 1,300 m² de paneles fotovoltaicos se instalan en el techo y se insertan en el recubrimiento metálico del edificio, los toldos protegen del sol y el calor del verano y los pisos están cubiertos de redes. Los arquitectos diseñaron un edificio cónico y luminoso en el que todos los apartamentos tienen una orientación doble y la mitad de las ventanas son de 2.5 metros por 7. Un ascensor panorámico conduce a la parte superior con la mejor vista en un espacio para todos, iluminada por una gran claraboya, que luce como un faro al caer la noche.

El saldo financiero de este edificio de 100% de energías renovables se ha calculado sobre la base de un nivel de renta cercano a los 12 euros por metro cuadrado, que corresponde al precio de mercado en el eco-distrito del Danubio.

“Los inquilinos jugarán un papel activo: tendrán acceso, a través de una tableta, a un sofisticado sistema de información que les ayudará, en tiempo real, a optimizar su uso de energía. Se trata de ‘Alad’hun’ un asistente numérico vanguardista para el hogar”, precisa.

Además, disfrutarán en la planta superior , el piso 16, de una gran sala común y una terraza  con vista de 360° de la ciudad.

El edificio ha sido concebido de manera a propiciar el encuentro entre sus residentes.

 

Proyecto internacional:

El costo estimado de la Torre Elithis es superior a 20 millones de euros (23.5 mdd), a 1,300 euros  (1,500 dólares) por m². Éste es el precio por metro cuadrado de un edificio que cumple con las actuales regulaciones térmicas (RT 2012), que es menos exigente.

Del mismo modo, la venta es al precio de mercado, alrededor de 4,000  euros (4,700 dólares) por m². “Teniendo en cuenta la importante disminución de los costos de energía, estos hogares serán un buen negocio para los futuros inquilinos. Aumentado su poder adquisitivo”, indica Bièvre.

A 1,300 euros (1,500 dólares) por metro cuadrado, la torre no cuesta más que el construir un edificio clásico. El costo financiero de este edificio ecológico ha contado con el apoyo de Estrasburgo para beneficiarse de la etiqueta eco-ciudad y la financiación pública. La Caisse des Dépôts y el banco regional Crédit Agricole Alsace-Vosges son co-inversores junto a Elithis, y poseen 45% de las acciones.

Elithis group, con un volumen de negocios de 25 millones de euros ( unos 30 millones de dólares), sólo en consultoría a través de Francia y Suiza y ganadores de varios premios en Europa, tiene una proyeccón internacional.

“Tenemos claro que este diseño pionero que hemos creado puede ser implantado con facilidad en diversos países. El logro va depender de los inversionistas privados que quieran involucrarse positivamente en el impacto climático”, puntuliza.

Dado que América Latina está experimentado un incremento sustancial de la demanda de la electricidad durante los últimos años. Y que la región aumentó su consumo eléctrico en un 51 por ciento, según los últimos datos publicados por la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés).

Una solución va ser que se fije como objetivo reducir el coste de la factura eléctrica. Donde proyectos como el de la torre Elithis resultan buenas alternativas. Especialmente el mercado mexicano, que cuenta con el precio por kilovatio hora más caro de la región.

Más información: Elithis.fr

 

Siguientes artículos

Volkswagen sigue gastando para reparar el ‘dieselgate’
Por

La compañía automotriz anunció un gasto de 2,500 millones de dólares para seguir haciendo frente a los daños del dieselg...