Seguramente has hecho gastos que al poco tiempo te generan culpa. Esto es porque no inviertes tu dinero en tus prioridades, en cosas que cumplan con un objetivo a largo plazo o que realmente necesites. Te digo cómo ponerle fin a esto.

 

Los gastos culposos

Los mexicanos dicen que el uso más recurrente de su tarjeta de crédito es para las compras del supermercado, electrónicos para el hogar, compra de ropa y calzado para la familia. Estos gastos brindan satisfacción, otros, culpa.

PUBLICIDAD

El 39% de los encuestados por Feebbo y ComparaGuru.com dice que el gasto a crédito que le da más remordimiento es la compra de bebidas alcohólicas.

Piensa: ¿qué gasto lamentas tú una vez que está hecho?

De acuerdo con el mismo sondeo, los gastos realizados con crédito que causan más culpa a los mexicanos son (por orden de relevancia):

— El consumo de bebidas alcohólicas.

— La compra de ropa y calzado.

— Comida fuera de casa.

— Cosméticos y cuidado personal.

 

¿Cómo evitar arrepentirnos?

Confieso que es muy fácil (y más tentador) usar la tarjeta de crédito para cosas innecesarias, aun cuando no sabemos cómo vamos a pagarlo, pero si pensamos un poquito en la cruda que nos dará y cuánto durará, tal vez nos hagamos algunas preguntas antes de dar tarjetazo y esperar un milagro en 20 días.

Cada mes es importante revisar tu estado de cuenta (si puedes imprimirlo, mejor) y diferenciar los gastos que aportan algo a tu futuro de aquellos que son una fuga de capital y sólo te satisfacen en el momento; asegúrate de recortar aquellos que te hacen feliz ahora, pero te causan culpa después; enfócate en las cosas que te aporten satisfacción al momento y después de adquirirlas.

Por otro lado, comprar ropa y calzado sí cumple con un objetivo a largo plazo, pero no es justificación para irte de boca y caer en el capricho antes de la necesidad. Prioriza antes de desembolsar y justo antes de que pienses en dar el tarjetazo pregúntate:

  1. ¿Qué beneficio me dará a largo plazo? Por ejemplo, pagar un viaje a mensualidades seguramente nunca te dará remordimiento, porque es algo que alimentará tu alma viajera en el futuro y, seamos honestos, todos necesitamos escapar de vez en cuando.
  2. ¿Va de acuerdo con mis objetivos? Si son bebidas alcohólicas y otros gastos relacionados con diversión de este tipo, de una vez te digo que NO.
  3. ¿En verdad lo necesito o puedo sustituirlo? Muchas veces (sobre todo con la ropa o decoración), la idea de “estar a la moda” nos lleva a gastar varios miles, pero si observas bien, la moda siempre se recicla y la misma blusa o camisa que compraste este año es casi igual a la del año pasado, con unos cambios mínimos que se adaptan a la temporada. Sustituye lo más que puedas y no compres cada vez que te vendan un artículo de temporada.

Es cierto que los jóvenes de hoy buscamos vivir experiencias, y si hiciéramos una encuesta sobre el gasto que genera menor culpa serían viajes o escapadas cortas. Sin embargo, no olvides ir formando un patrimonio tangible y gastar también en cosas duraderas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La cerveza es buena aliada en época de calor
Por

¿Qué la cerveza es buena opción para hidratarse? Las cifras no mienten: entre mayo y junio de cada año en México el cons...