Nos hemos acostumbrado a oír hablar de fin tech en referencia a aquellas startup o nuevas empresas disruptivas para el sector financiero. Son estas las empresas que están arrancando trozos de la cadena de valor de los bancos y creando nuevos negocios a precios más competitivos para los clientes de la banca. Esta dinámica no se limita al campo financiero sino que afecta otros sectores incluido el de moda, belleza y venta al detal. El termino fashion-tech se refiere a las startups que apoyándose sobre tecnología están también redefiniendo el negocio de la moda y el de la belleza. Las retail-tech son las empresas de nueva creación que hacen lo propio en el campo de la venta al detalle.

En el curso que imparto en IE Business School a los alumnos de IMBA y que llamo “Premium & Luxury entrepreneurship” revisamos como a lo largo de la historia la oportunidad para crear nuevas empresas nace siempre de los cambios. Cambios en tecnología, cambios sociales o cambios económicos. Como Armani entendió que el cambio social que suponía incorporación de  las mujeres  al mundo del trabajo en el entorno corporativo y el impacto que tendría en su forma de vestir. Hayek entendió la oportunidad del cuarzo para el sector relojero suizo. Lo vio como una posibilidad no como amenaza y creó Swatch salvando la industria en Suiza.

Internet ha permitido el descalabro o la redefinición del entorno competitivo en algunas categorías premium y lujo. Las gafas siendo el más relevante. Warby Parker el pionero en EU. Hoy en todos los continentes nuevos jugadores nos ofrecen un producto de calidad similar a los líderes a una quinta parte del precio. Hawkers en España, Gentle Monster en Corea, “pure players” de internet, sin estructura que pueden reducir sus márgenes para darnos más valor. Luca Solca identifica en uno de sus estudios que además de gafas esta disrupción es notable en la categoría de zapatos masculinos.

En el mundo de la belleza LÓreal ha pisado el acelerador invirtiendo en Founders Factory, una aceleradora en Londres para tener acceso a las startups con más potencial. Para ello seleccionan cinco al año de casi 180 solicitudes presentadas en 2016. La cosmética sigue siendo todavía la categoría premium menos comprada on-line aunque una de las que más ha crecido en 2016. Es en el sector de la belleza es donde vemos sobre todo el impacto de otras tecnologías que no son e-commerce. Entre las seleccionadas este año por LÓreal una plataforma de tratamientos personalizados Insitu, una app para manicura Preemadonna, una plataforma para conectar con influencers Tailify, un sitio de asesoramiento Velezay y una startup de geolocalización Cosmose.

PUBLICIDAD

Nos queda también por ver todavía el impacto que la impresión 3D puede tener en el desarrollo de productos personalizados. En particular en la joyería puede ser una tecnología disruptiva ya que transforma los precios de los productos a medida tan demandados.

Desde la perspectiva del retail, internet y el e-commerce obligan a las tiendas físicas a reinventarse ya que ahora podemos hacer nuestras compras on-line desde el sofá de casa. Por ello las tiendas deben ser lugares que aporten algo más, que merezcan que nos desplacemos. A las tiendas les toca redefinir su papel para dejar de ser lugares donde se despacha el producto y convertirse en lugares para vivir experiencias. En retail-tech veremos en los próximos años nacer empresas que ofrecerán servicios que permitan a las tiendas proporcionar una mejor experiencia basadas en la tecnologías de Internet of Ihings/ Internet de las Cosas o IOT.

Por otro lado, ya hemos asistido al nacimiento de nuevas empresas que aprovechando internet se han convertido en la tabla de salvación de las tiendas. Léase Farfetch o Trouva ambas en UK. Otros como Le Guide Noir y Olapic nacen para dar servicio y navegar el difícil mundo de las influencers y de la comunicación en redes sociales.

En este contexto los jugadores bien establecidos reaccionan para no quedarse fuera de juego. Algunos como LVMH pescan a sus directivos digitales en el charco de Apple. Otros como L´Oreal han comenzado sus propias aceleradoras. Otros como H&M organizan competiciones como Global Change Awards que les abren el camino a la innovación.

Lo que es claro es que ni la moda ni el retail pueden quedarse fuera de la necesidad de innovar. Para ello persiguen diferentes caminos. Uno que ha mostrado su eficacia es lo que se llama “corporate venturing”.  Se trata de establecer conexiones y acoger y apoyar a emprendedores aportándoles un cliente y con el objetivo de captar talento, aprender nuevos modelos de negocio y tecnología. Damos la bienvenida a una nueva forma de emprendimiento corporativo para dinamizar los procesos de innovación.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @MARIAGIRON

Página web: Observatorio del Mercado Premium IE

Página personal: María Eugenia Girón

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

carlos-slim-conferencia
Slim va contra 18 competidores por Ronda 2.3
Por

La tercera licitación de la Ronda 2 generará inversiones por 1,000 mdd, de acuerdo con los cálculos del gobierno mexican...