El Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) conversan regularmente, pero no coordinan sus políticas ni intentan adivinar qué hará el otro, según funcionarios de bancos centrales.

 

Reuters

PUBLICIDAD

Los dos principales bancos centrales del mundo aceptan que enfrentarán sacudidas periódicas del mercado debido a que sus políticas monetarias avanzan en sentidos opuestos, según altos funcionarios, considerando dichos riesgos inevitables por las fortunas dispares de las economías de Europa y Estados Unidos.

El Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) conversan regularmente, pero no coordinan sus políticas ni intentan adivinar qué hará el otro, según funcionarios de bancos centrales.

El BCE sorprendió a los mercados el mes pasado al aumentar la posibilidad de aliviar su política monetaria tan pronto como en diciembre.

En contraste, la Fed emitió un mensaje inesperado de línea dura ante la fortaleza de la economía local, lo que incrementó la posibilidad de que suba las tasas de interés en diciembre tras mantenerlas cerca de cero por casi siete años.

Esas señales hicieron que el euro se depreciara más de un 5% frente al dólar en cuestión de semanas y probablemente ese no será el último movimiento fuerte en los mercados en la medida en que varios otros bancos centrales adopten medidas propias.

Un alza de tasas de la Fed probablemente sería seguida por una acción similar del Banco de Inglaterra en algún momento del próximo año, en la medida en que cobre fuerza la recuperación británica.

Sin embargo, el crecimiento es anémico en la zona euro y se está desacelerando en China, donde el Banco Popular chino ya está aliviando la política monetaria. El Banco de Japón y el Banco de la Reserva de Australia también han indicado la posibilidad de más alivio cuantitativo.

“Ahora vamos a entrar en un período de divergencia”, dijo un miembro del consejo gobernante del BCE (…) Esto refleja las etapas diferentes en el ciclo de continentes diferentes”, agregó.

Fuentes cercanas a la Fed dijeron que los integrantes de bancos centrales están renuentes a discutir sobre política monetaria debido a que las próximas decisiones son mucho menos ciertas debido a las tomas de decisiones al estilo de comités de la presidenta de la Fed, Janet Yellen.

Según fuentes, funcionarios de la Fed y del BCE a menudo conversan al margen de reuniones del Banco de Pagos Internacionales, pero más que nada para explicar y discutir sobre asuntos que ya son de dominio público.

 

Siguientes artículos

Telefónica cree que puede salir a Bolsa en México
Por

Telefónica dijo en un conferencia que su operación en México sería atractivo para una salida a la Bolsa Mexicana de Valo...