En estas fechas, muchos suelen estar quebrándose la cabeza pensando en cuál es el mejor regalo de temporada. ¿Qué simboliza con precisión lo que realmente siento?, ¿qué regalo será verdaderamente especial? La respuesta es tan variada y compleja como la persona a la que queremos sorprender con un obsequio realmente memorable…

La Alta Joyería suele ser de los departamentos más concurridos en Navidad, aunque pocas personas realmente saben elegir. En este espacio siempre nos gusta recordar que un buen obsequio de Alta Joyería tiene que ser exclusivo, pensado e ideal para la persona a la que se le va a regalar. Es todo un arte, que tiene que ir desde contemplar los elementos propios de la Alta Joyería, hasta la personalidad de la persona y el vínculo que tenemos con ella.

Desde hace ya varios años, Liverpool alberga en un solo departamento lo más granado de la Alta Joyería, resaltando algunas de las marcas que históricamente han marcado tendencia en la materia a nivel internacional, tales como Mont Blanc de Alemania, Salvini de Italia o Gucci de Florencia.

 

Conocer las 14 razones de peso por las que es el regalo ideal no sólo es la clave para que ese obsequio sea único y perdurable, sino realmente especial y trascendente en nuestras vidas. Esta Navidad hazla realmente diferente a las demás.

1.-Pureza. El tema es simple al tiempo que no cualquier piedra preciosa puede recibir el mote de “Alta Joyería”. Los expertos saben identificar que la Alta Joyería es reconocible por su pureza, libre de cualquier aleación con otros metales. Es, digámoslo así, una piedra semipreciosa natural que ha prevalecido a las reacciones y embates del tiempo sin alteraciones.

2.-Belleza. Resulta extraordinario constatar que la joyería de calidad resalta a lo lejos y nos revela sus secretos cuando la admiramos de cerca, incluso más de cerca con aumentadores especiales, y constatamos sus detalles más minúsculos que la componen. La Alta Joyería es bella por sí sola y realza la belleza de quien la porta en todo momento.

3.-Durabilidad. El costo de la Alta Joyería muchas veces adquiere sentido gracias a su durabilidad. Quien regala un anillo o un producto exclusivo de Mont Blanc o Salvini, sabe que está obsequiando algo que es para siempre, que el tiempo difícilmente deteriorará y que permanecerá intacto hasta el final de sus días, el cual es desconocido.

4.-Exclusividad. No cualquiera obsequia Alta Joyería, el peso detrás de un regalo de ese calibre implica que esa persona a la que se le da la joya es alguien único en nuestras vidas, especial. La orfebrería internacional ha perfeccionado el producto, de tal manera que tengamos la certeza de que estamos ante un artículo único, genuino, con sustancia y distinto a los demás, incluso a los de su especie. Sin par.

5.-Versatilidad. La Alta Joyería es así: funciona en muchos momentos, combina con muchas prendas y exige ser portada con naturalidad. Puede ser sencillo, discreto, al tiempo que esa misma prenda puede ser asombrosa y deslumbrante si se sabe combinar el outfit, la ocasión y el lugar indicados. Su nobleza permite que funcione en diferentes contextos y circunstancias.

6.-Simbolismo. Quien regala un anillo de Alta Joyería está hablando en serio, quien obsequia una hermosa joya de Gucci sabe de qué está hablando. Lo que representa obsequiar Alta Joyería es una suerte de recordatorio de que las personas y los momentos son trascendentes en nuestras vidas, que no están de paso y que su presencia son parte fundamental de lo que somos. Así su importancia.

7.-Perdurabilidad. Hay quienes temen obsequiar Alta Joyería por pensar que pasará de moda o que es sólo para gente mayor. Quien ya se ha adentrado al mundo de la Alta Joyería y la orfebrería delicada, sabe que una piedra preciosa de calidad difícilmente se verá fuera de contexto. La Alta Joyería se amolda a las tendencias, incluso las reformula y catapulta a nuevos escenarios y contextos a los diseñados originalmente.

8.-Historia. Desde las acepciones ligadas a la palabra misma (gozo, regocijo, alegría), hasta su registro histórico en prácticamente todas las civilizaciones, pasando por su valor de cambio en el mercado y papel fundamental dentro de diversas economías, hablar de la tradición del oro y la Alta Joyería es hablar del ser humano mismo, su evolución y su relación con la naturaleza desde su inicio hasta nuestros días. Pocos artículos conllevan tanto misticismo, valor, peso social y simbolismo como la Alta Joyería, un obsequio con un significado que trasciende el plano personal y sentimental que le añadamos.

9.-Personalidad. Piensa que cuando regalas una piedra preciosa, regalas algo con valor, sustancia y significado. Lejos está de ser aquel vestido exclusivo, numerado e incluso casi escaso de la tienda departamental. Desde que está en estado natural, pasando por su proceso, hasta el momento de compra y obsequio, la Alta Joyería habla por sí sola y por la persona que la elige.

10.-Solidez. En concordancia con el punto anterior, su personalidad se nota visualmente, no sólo es un concepto o abstracción histórica derivada de su escasez. Al contrario, su belleza e hipnotismo visual es algo que trasciende cualquier explicación lógica. Quien la porta se define como alguien firme, de personalidad directa y segura.

11.-Color. La naturaleza ha dotado a la Alta Joyería de aspectos atractivos a la vista, sensuales y delicados al tacto. El oro blanco, el amarillo que deslumbra, o la amplia gama de colores de la diversidad de piedras preciosas son parte de su atractivo principal, completamente misterioso y natural. Los colores son únicos y siempre bellos.

12.-Esplendor. La naturaleza las hizo así, la intensidad del brillo encanta a los humanos, realza la belleza con sutileza asombrosa. La característica de una belleza máxima que es símbolo y realidad de forma simultánea. Pocas cosas en la vida brillan como la Alta Joyería.

13.-Legado. Quien sabe conservar la Alta Joyería sabe que en algún momento, la prenda será dada a alguien también especial. Cuando alguien nos regala una piedra preciosa o un anillo de Alta Joyería, sabe que en algún momento, décadas después, el símbolo de ese amor, el vínculo que encarna ese objeto será otorgado a alguien más, para que ese significado se haga más fuerte, se herede y perviva por siempre.

14.-Originalidad. Algunos piensan que la exclusividad es un asunto de estatus socioeconómico. En el pasado, la realeza de las civilizaciones obsequiaban oro como sinónimo de abundancia y compromiso social. Hoy en día, la Alta Joyería se ha reconfigurado para estar al alcance de cualquiera que así lo desee, sin dejar de ser un distintivo único, genuino, bello y especial, que abreva de tres aspectos: la tradición y el esfuerzo humanos decantado en el trabajo más granado de orfebrería a nivel internacional; el comportamiento afortunado de la naturaleza que no deja de sorprendernos, y el valor histórico y simbólico de la Alta Joyería, el cual va cambiando conforme evolucionan las sociedades, aunque sin perder su valor único y exclusivo.

 

Siguientes artículos

En mejor chef del mundo cocinará sobre las Pirámides de Teotihuacán
Por

Con la llegada del tercer aniversario de Dinner in the Sky, los organizadores tienen preparada una celebración a lo gran...