Los chiles han existido en América desde el año 7500 A.C. Cristobal Colón lo introdujo en España en el año 1493 y éste tuvo una gran aceptación por lo que sus distintas variedades se fueron expandiendo por el resto del mundo. En México existen más de 100 variedades, cuyos sabores y colores variados lo han convertido en la estrella de la gastronomía nacional con diversas formas de utilizarlo. 

Al año se producen 2 millones de toneladas, de las cuales se exportan 700 mil y genera 720 millones de dólares anuales. Tan sólo el consumo per cápita es de 15 kg anuales, lo que demuestra que la importancia de este pequeño ingrediente no se limita a su toque original en las cocinas del país, sino a los bolsillos del mismo.

Te presentamos los platillos más exóticos con este picante ingrediente.

PUBLICIDAD

Helado Obscuro

Ubicada en la colonia Roma, se distingue por ser una de las heladerías más originales de la Ciudad de México. No obstante, han logrado llevar sus creaciones a un nuevo nivel. Se trata ahora de un pizza bar en donde añaden toppings de helados salados… entre ellos algunos picosos. La pizza se hace al gusto, iniciando con una base que bien puede ser de jitomate, blanca, verde, de verduras o alguna de las demás salsas que manejan, después viene el ingrediente principal y finalmente cuatro helados salados. De chile tienen tres: sabor salsa tabasco, de chile de árbol y de chipotle.

La Capital

En este restaurante se fusiona un entorno elegante con inspiración de tradicionales cantinas y un menú que reinterpreta los sabores de la gastronomía mexicana. Entre sus originales platillos se debe prestar atención especial a la sección de postres. Aquí se encuentra un pastel de chocolate y chile ancho que vale la pena probar por el interesante contraste que se produce en el paladar desde el primer bocado.

Hacienda de los Morales

Este lugar es uno de los imperdibles cuando se trata de cocina mexicana. Le rinden tributo con los más tradicionales platillos todo el año – como el chile en nogada – pero también en ocasiones rompen el molde con festivales gastronómicos, como el dedicado a los chiles. En el más reciente de éstos ofrecieron dos postres que se salen de todos los paradigmas. El primero se trata de un chile ancho relleno de natilla de chocolate sobre un crocante de almendra y helado de mazapán; y el segundo convirtió el chile chipotle en mousse para colocar sobre un crocante de cacahuate y salsa dulce de jitomate.

Lee también: Los restaurantes con menú de insectos en la CDMX

Limantour

Las bebidas no podían faltar en invitar a los chiles a la mezcla y como prueba está la llamada Texmelucan en este bar. El coctel tiene como concepto de unir la cultura mexicana y la caribeña. Por lo tanto, consiste en la unión de los siguientes ingredientes: plátano, chile ancho, jerez y Plantation 3 stars.

Chocolate de chamoy

En la chocolatería Que Bo! en la Ciudad de México, no sólo los ingredientes son artesanales y hechos en México, también tienen deliciosos y exóticos sabores, incluyendo tamarindo, chamoy y mango con chamoy. ¿Quién dice que el chocolate sólo tiene que estar acompañado por cosas dulces? Esta deliciosa combinación te traerá lo mejor de los dos mundos: el picante y el dulce.

También te puede interesar: Los mejores lugares para probar delicias de chocolate en la Ciudad de México

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Lugares históricos de México para visitar este mes
Por

Cada país resguarda sus lugares históricos como pieza clave para definir su identidad. Machu Picchu en Perú, el Coliseo...