Lugares mágicos y coloridos, se convertirán en novedades para todos aquellos que necesiten salirse de la rutina de viaje e ir a explorar el mundo. El arte, la gastronomía, los paisajes, la gente y el ambiente de distintos destinos servirán como fuente de impulso para generar ideas.

ortakoy

Barrio Ortaköy

Turquía

Lugar de leyendas, personajes históricos y sol mediterráneo. El ambiente místico y romántico que ofrece este lugar envuelve a sus visitantes. Además de su inspiradora cultura, este país cuenta uno de los hoteles de lujo más impresionantes del mundo, Çırağan Palace Kempinski Istambul, que en otra vida, fue un palacio de sultanes.

También hay múltiples delicias culinarias como la comida mediterránea/turca, contemporánea del Sans Restaurant de Estambul; en Izmir se encuentra el Recepusta con comida mediterránea/turca; y para un toque más internacional, en Antalya se instala el Vanilla Lounge que cuenta con comida europea y turca.

PUBLICIDAD

Pero los paisajes se llevan toda la atención, recorrer en un yate las turquesas playas del mar Egeo que cautivarán y demostrarán que hay lugares que vale la pena conocer.

biomuseo-body1

Biomuseo

Panamá

Este colorido país impresionará a todos aquellos que quieran salir de la rutina y adentrarse en la naturaleza, el color verde predomina en este lugar. También para aquellos que les guste la fiesta, la vida nocturna y sean amantes del vino, en el Distrito Comercial encontrarán el Wine Bar, más de 300 vinos así como quesos, pizzas y música en vivo. En la Calle Uruguay se sitúa el Privé, un lugar exclusivo, más tranquilo y elegante; por otro lado, Las Bóvedas es un restaurante de comida francesa que tiene una galería de arte y ofrece jazz en vivo todos los viernes y sábados.

Los lugares que no pueden faltar son el Canal de Panamá y el Biomuseo, que es la única obra del arquitecto canadiense Frank Gehry en este país, este museo cuenta la historia de Panamá y muestra la belleza de este país.

Lisboa, Portugal

Lisboa, Portugal

Portugal

Lo que más puede captar la atención en este país son sus azulejos, se pueden apreciar desde cualquier lugar. Éstos cuentan historias en diferentes idiomas y resaltan la vista al llenarla de color. Para conocerlos más a fondo está el Museo Nacional del Azulejo en Lisboa, en el que se cuenta su historia, narra la evolución técnica y artística desde los comienzos hasta la producción contemporánea.

Un país famoso por su cocina, en la Enteca de Belem ubicado en Lisboa, es un famoso y exclusivo wine bar en el que podrás disfrutar de una comida mediterranea con una copa de vino, un lugar muy romántico ideal para ir a cenar; en Oporto, para los vegetarianos, encontramos el Essencia, comida mediterránea/vegetariana y sin gluten, un lugar moderno y fresco pero sin perder la exclusividad; para disfrutar la comida portuguesa esta el Dom Carlos en Albufeira, un lugar pequeño y elegante con todo el ambiente portugués.

19219_4

Castillo de Lavaux-Sainte-Anne

Bélgica 

Una ciudad medieval que enamorará gracias a su historia, sus castillos, la cultura y su distinguido ambiente. Los castillos que nadie puede dejar de ver son: Castillo de Annevoie, los jardines de Annevoie fueron declarados patrimonio nacional y se envuelven en una estética que combina el estilo francés con la fantasía inglesa y las fuentes italianas; el Castillo de Lavaux-Sainte-Anne es otra maravilla que no puede pasar desapercibida, inspírate con la vida señorial de los siglos XVII y XVIII; en el Castillo de Modave destacan las esculturas, pinturas, tapices y mobiliario del s. XVIII, un castillo en la montaña que hará que te sientas en otra época.

Un lugar para el paladar más exigente es Le Rabassier, comida belga/francesa, un fino lugar ubicado en Bruselas que describe lo que es Bélgica a través de un platillos; en Brujas no te puedes perder el Park Restaurant, el lugar perfecto para una cena belga/francesa en pareja acompañada de una copa de vino; en Lovaina se encuentra el Zarza, un lugar actual, joven en el que se puede degustar una fusión de comida internacional, francesa y belga mientras rodea un ambiente moderno.

globo-canterbury-alpes-al-mar

Globo, Canterbury, Alpes al mar

Nueva Zelanda  

Un país poco habitado, con solo 4 millones de personas, ayudará a crear una conexión con la naturaleza y sus imponentes paisajes. Famoso por sus actividades en el aire, los paseos en globo, el paracaidismo, y los vuelos panorámicos son una forma diferente y única de conocer el país y descubrir los secretos que albergan en sus montañas.

Conoce la cultura maorí; las pūrākau son leyendas que inspiraran tus sentidos a través de sus historias o gracias a el toi, el arte maorí. El legado de estas culturas es una parte importante del país, su cultura es fundamental, por lo que al visitar Nueva Zelanda es algo indispensable de vivir.

El mejor restaurante para probar la comida neozelandesa es el Edgewater, ubicado en Taupo, un elegante sitio con vista al lago en el que podrás disfrutar de mariscos frescos y buen ambiente.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Experiencias indulgentes para papás modernos
Por

Más allá de la celebración familiar, el día del padre también debería de verse como esa oportunidad para hacer una intro...