La primera iniciativa digital que tiene un champagne la realizó Krug con el objetivo de que los consumidores sepan un poco más sobre la bebida que han elegido y, por qué no, sugerir un interesante maridaje.

 Cada una de las botellas de Krug cuenta con un ID de seis dígitos en la etiqueta, justo arriba del código de barras, el cual se teclea en la aplicación para que de inmediato se despliegue la historia de la botella, cuándo fue encorchada, cuando salió de la bodega, cuáles son las notas de sabor y sugerencias para conservarla o para elegir la copa adecuada, entre otras.

Sin embargo, lo más destacado de esta aplicación es que al ingresar el número del ID ésta reproduce una canción que vaya de acuerdo a la botella elegida. Un maridaje fuera de lo común.

“Cuando tomas una copa involucras los sentidos de la vista, el olfato, el gusto y el tacto, pero hay uno que no está y ese es el oído. Es por eso que brindamos, para que el oído también esté involucrado al chocar las copas. Por lo tanto, pensamos que faltaba eso, involucrar al oído. Yo creo que esto cambia las cosas, si escuchas música no te sientes igual que si no la escuchas, pues modifica el estado de ánimo y la forma de percibir el champagne evoluciona con eso,” comentó Jerome Seignon, Director de Moët Hennessy México, sobre la razón detrás de esta innovadora iniciativa.

PUBLICIDAD
screen568x568

Seignon incluso sugirió realizar una experiencia sensorial al degustar una copa de champagne separando los sentidos. Un pequeño trago sin haberla olido, un segundo trago después de haber percibido sus notas olfativas y finalmente cerrar los ojos y probarla escuchando música. Cada una de las experiencias cambia la percepción de la bebida.

Durante la entrevista con Forbes Life, el director francés habló de que el gran éxito que han tenido las marcas de champagne de Moët Hennessy en México, tanto Moët et Chandon, como Krug y Dom Perignon, se debe a que el mercado mexicano se inclina mucho a los productos que traen larga historia detrás.

“El consumidor mexicano es sensible al contenido de las marcas. En nuestro sector existe el tequila por ejemplo y la denominación de origen hace que el consumidor sepa que hay una región y un proceso q se rige por ley que permite elaborar un producto de mayor calidad. Y eso es justo lo que hacemos nosotros. Hay una historia, una visión”, afirma dado que las marcas de este gran conglomerado datan de hasta 1843 en el caso de Krug, por ejemplo.

“Cuando contamos nuestras historias confiamos que el público mexicano es una tierra fértil para comprender lo que tratamos de compartir porque tiene puntos referencia concretos y reales desde siempre”, asegura y añade que es por ello que abrieron su propia filial hace 15 años en el país, pues la positiva respuesta del mercado ha exigido más de la marca año con año.

Las etiquetas más vendidas en México

El directivo compartió con Forbes Life las tres botellas de champagne que más se consumen del grupo de Moët Hennessy en el país.

  • Moët Imperial. “El consumidor lo toma porque reconoce en esa etiqueta una garantía de calidad de elaboración y sabe que va a ser valorado. Es un gran éxito que no frena, pues es una referencia. Moët Imperial es sinónimo de champagne”.
  • Moët el Chandon Nectar Imperial. “Este es muy aceptado en México porque es un producto más afrutado. Es como una fruta amarilla como el mango o la piña y eso es atractivo al paladar mexicano que es más dulce.”
  • Rosé. “El champagne rosado ha sido un gran éxito en el país. Tanto Krug Rosé, como Moët Rosé Impérial y hasta Dom Perignon Rosé.”

 

Más información:

www.krug.com

 

Siguientes artículos

La tradicional backpack se vuelve tendencia mundial
Por

Las mochilas old fashioned con un interior de rayas blancas y rojas, así como una amigable leyenda que indica “enjoy you...