Radicado en Marte, en el año 2045, un hombre mantiene conversaciones telefónicas recurrentes con su padre, quien vive en la Tierra. Y en cada llamada, este hombre, enfermo de nostalgia, recuerda pasajes entrañables de su vida en Vietnam. Las conversaciones interplanetarias se entrelazan con grabaciones realizadas por el viajero espacial tras visitar una comunidad indígena vietnamita que vive en cuevas, arropada por un entorno natural portentoso y libre de la mancha urbana.

Las imágenes referidas celebran, sin buscarlo, el florecimiento de la vida en cada escena: los primeros pasos de un niño que con su andar atropellado evoca la pureza del origen; la presencia impetuosa de la lluvia sobre el mundo, parándolo todo con su llegada y obligando a la contemplación; así como el surgimiento alternado del día y de la noche que pone fondo al devenir humano. En las montañas, todo luce prescindible ante esa acogida de la naturaleza, plena y sin reservas.

Al analizar el archivo audiovisual, el hombre, convertido en narrador omnipresente de esta historia disruptiva, ve surgir un dilema por partida doble: ¿es válido exhibir la intimidad de una comunidad que le reveló a detalle los matices de su existencia?; en segunda instancia, y con fines meramente prácticos… ¿qué utilidad tiene compartir una historia desarrollada en un planeta ubicado a millones de kilómetros de distancia, siendo que nadie se interesa por el cine, al considerarlo una forma de entretenimiento del pasado?

El filme de Minh Quý Truong, desarrollado en el marco de una narrativa experimental, confirma que es imposible ser inmune al embate de las memorias más apreciadas incluso en el espacio exterior, porque como todos hemos confirmado en carne propia, la nostalgia aumenta con la distancia.

Visualmente poderosa, mostrando un entorno sin artilugios y audiblemente excepcional -la naturaleza parece desbordarse más allá de la pantalla, incluso en escenas sin sonido que desafían al espectador-, The Tree House es un testimonio hiperrealista de la búsqueda del ‘calor de hogar’, y un almanaque visual que registra el anhelo genuino por acariciar, así sea en recuerdos, los momentos que nos constituyen y que dan testimonio de nuestra existencia.

The Tree House está disponible en México por la vía del streaming a través de Mubi.

Te puede interesar: Beanpole, de Kantemir Balagov: el despertar de Iya

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Netflix
Conoce el contenido que abandona el catálogo de Netflix en septiembre
Por

Además del importante contenido de Disney, la compañía de streaming ya no presentará películas como ‘Carol’, ‘Big eyes’...