Por segundo año consecutivo Au Pied Du Cochon se envuelve en sabores tradicionales en este festival gastronómico de la mano del Maître Cuisinier Christian Delouvrier.

El legendario chef francés ha estado en la industria durante 40 años, una larga y próspera carrera que se ha vestido con tres estrellas Michelin y cuatro por la crítica de The New York Times. Ahora retirado de su trayectoria en la cocina, ha publicado libros y en ocasiones realiza creaciones especiales, como la que ha creado para el Hotel Presidente Intercontinental en México, en donde diseñó, junto con los chefs del restaurante (Frédéric Lobjois y Marcela Cortés), un menú especial para deleitar a los comensales.

Lo que ha hecho destacar al cocinero francés es su perfección en la cuisine de terroir, que consiste en gastronomía regional a partir de ingredientes originales de la región de origen y técnicas típicas de la cocina francesa del suroeste. Por ello, en sus platos se presentan muchos vegetales, sobre todo crudos, y se exaltan los sabores naturales de los productos. Esto, comenta el chef durante la visita de Forbes Life al restaurante, fue uno de los retos a los que se enfrentó al cocinar en México, y por lo que se apoyó en los cocineros locales para sustituir aquellos ingredientes que sólo se encuentran en Francia y tropicalizarlos.

PUBLICIDAD

Entre las delicias que se podrán probar hasta el 2 de abril tanto en Polanco como en Santa Fe se encuentran la crema de coliflor y crujientes de betabel, el foie gras de pato sellado al interior de una manzana cocida al horno con chutney de higo y jugo de arándano, el filete de salmón cocido sobre la piel con lentejas, el merengue suave con chocolate obscuro y helado de vainilla y la tarta fina de manzana, receta de mamá, entre otros.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

El futuro del diseño mexicano en nuevos talentos
Por

La industria de la moda se reconfigura y desvela grandes promesas de los negocios, quienes demuestran que siempre hay al...