Filas que pueden durar días, sin importar el clima, el lugar o las condiciones en las que se encuentre la estancia. Gente cuyo único propósito es ser los primeros en conseguir ‘x’ producto. ¿Hasta qué punto puede llegar el fanatismo que deja de lado la comodidad propia?

Pero, ¿en realidad es fanatismo o lo podríamos considerar más bien como narcisismo? Igual y simplemente es el deseo incontrolable de conseguir aquello que la mayoría no conseguirá hasta algunos días o meses después.

El tema de hacer filas se ha convertido en un problema tan común que un visionario decidió crear, Same Ole Line Dudes, LLC. Robert Samuel, su creador, se inspiró en el 2015 con la llegada del iPhone 5s, la oportunidad surgió como una ‘broma’ cuando publicó en Craigslist sus servicios. Sin esperar mucho a cambio se formó a esperar por la venta del teléfono y cuando terminó había conseguido 335 dólares, solamente por esperar.

Hoy en día ya cuenta con todo un sistema y un equipo. Sus servicios de espera pueden ser reservados vía Pay Pal y sus precios van desde 25 dólares la primera hora, y de ahí aumentan 10 en 10 cada media, con un mínimo que se puede rentar de 2 horas.

Cualquiera se podrá reír de aquellos que decidan pagar por alguien que espere en filas, pero más bien el problema se encuentra en aquellos que deciden esperar sin importar el tiempo para conseguir algo que normalmente dura menos que el tiempo de espera. Un ejemplo de esto es Shake Shack, en el 2014 cumplió 10 años y decidió celebrarlo con un menú especial lo cual lo llevó a romper el récord recibiendo a cientos de personas que tuvieron que esperar más de 3 horas para obtener su comida, en un restaurante de comida rápida.

Las llamadas cronuts tienen un tiempo de espera de más de 2 horas.

Según un estudio realizado por Richard Larson, investigador del M.I.T. Institute For Data, Systems, and Society, mientras que la persona que esté esperando pueda tener algún tipo de entretenimiento el tiempo de espera será más tolerable. Además, el 36% de la gente no controla la cantidad de tiempo que pasaron esperando y muchas veces no saben si fue más o menos del esperado.

The New York Times trató este problema en el 2012 y en su reporte comentan un punto bastante interesante, en las zonas de filas suele haber espejos y gracias a ellos la gente se queja menos del tiempo de espera porque se distraen con su reflejo, esta tendencia surge durante el BOOM después de la Segunda Guerra Mundial, cuando los elevadores llegan a la mayoría de los edificios y la gente tenía que esperar debido a la falta de tecnología, para bajar las quejas decidieron agregarles espejos para que tuvieran una distracción.

En el mismo estudio hay un dato que narra: Los estadounidenses pasan al año alrededor de 37 mil millones de horas esperando en filas, esto da como resultado aumento en estrés, depresión y aburrimiento. También la espera genera mayor deseo en el producto entonces técnicamente se podría decir que esperar en filas es una ‘dulce tortura’.

 

Nueva York… el rey de las filas

En esta gran ciudad americana las filas son tema del día a día. No se trata únicamente de aquellas de días enteros para el lanzamiento de un nuevo smartphone, unos tenis o un invento culinario, – como las Cronuts cuyo tiempo de espera era de horas en su lanzamiento – sino de una situación que se presencia a diario, que abarca hasta carritos callejeros.

Una de las más solicitadas, de acuerdo al sitio de Same Ole Line Dudes, es Dominique Ansel Cronuts, cuyo tiempo de espera es de más de dos horas. Pero ésta no es la única fila que se realiza a diario, a continuación, algunas de las más populares.

Levain Bakery

Los amantes de las galletas no pueden irse de Nueva York sin probar las delicias recién horneadas que propone este pequeño local. Filas que no bajan de media hora (cabe resaltar que es un servicio supuestamente To Go) esperan para probar un menú en el que no solo se podrán encontrar galletas, la panadería también ofrece muffins, panqué y muchos tipos de pan recién sacados del horno. Levain Bakery abrió sus puertas en 1995 y 20 años después sigue dando de qué hablar con sus postres y desayunos.

The Halal Guys

Este lugar tiene mucha historia que contar ya que comenzó siendo un simple carrito de hoy dogs y pasó a ser una cadena de restaurantes. Su camino comenzó en 1990 y tuvo gran demanda por el público musulmán que buscaba verdadera comida halal. En 25 años lograron expandirse a 5 carritos, 2 restaurantes en Nueva York y filas en la calle esperando los carritos de no menos de 25 minutos. Los platillos a degustar van desde el famoso falafel hasta un postre conocido como Baklava, una verdadera experiencia cultural.

Grimaldi’s

En 1905 se creó la primera pizzería en América y la historia se localiza en Grimaldi’s. Pizzas realizadas al carbón hacen que tengan un sabor ahumado, una textura crujiente y una mezcla de sabores que no se conseguirían de haberse realizado en un horno de madera a base de gas. Una experiencia auténtica que marca el origen de la pizza americana para llevar, cuyo tiempo de espera ronda entre 1 hora.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

2017, el año estrella para la Casa de Dior
Por

Este año la Maison Dior celebra y demuestra lo que es ser una de las mejores casas de haute couture de la historia. Sorp...