Los amantes de la carne saben que no hay nada mejor que el placer de disfrutarla en un restaurante especializado en ella, y en la actualidad no es sólo ello, sino que buscan otros atractivos, como que sea orgánica, de cortes extremadamente delicados, provenientes de ganado con cuidados especiales o con tratamientos específicos que hagan de cada bocado una experiencia distinta. 

En Forbes Life nos dimos la tarea de buscar los mejores restaurantes para degustar carne en la Ciudad de México y descubrimos especialidades que nadie puede dejar de probar.

Beefbar

Un lugar especializado en la carne como un platillo de lujo, selecciones de Uruguay, México y Estados Unidos se encuentran en el menú. Cada corte queda a la perfección con la procedencia de la carne y si se piden referencias nadie se quedará insatisfecho con el resultado.

La clave: el conocimiento del chef para ofrecer el corte preferido, ya sea un T-bone, cortes black angus, o el filete wagyu americano. Lo que no puede faltar es el acompañamiento de la carne, que es una de las especialidades de la casa, los purés: puré de papa o mayahuel harán que cualquier comensal se derrita por su sabor.

Sagardi

El chef Iñaki López cocina comida 100% vasca que se puede disfrutar en una larga comida en el salón, o bien en pequeñas tapas con cocteles en el bar de la entrada.

Lo que nadie se puede perder es el corte de carne vacuno sublime, que es el platillo principal y es un manjar ya que la suavidad de la carne se mezcla con la grasa, que es grasa buena, dándole mucho sabor. Carne a la española y con mucho estilo, la presentación es simple ya que nada le puede robar el estrellato al sabor tierno y jugoso de la carne que presentan desde la entrada al restaurante en donde se pueden apreciar cortes frescos antes de ver el menú.

PUBLICIDAD

La Cabrera

Ubicado en Antara Fashion Hall, aquí se vive un ambiente ciento por ciento argentino, ya que buscan hacer sentir al comensal como si comiera dentro de una casa del país del sur de América. Un playlist muy adhoc y obras de arte repartidas por doquier, lo combinan con los cortes de la más alta calidad por el proceso con el que tratan los mismos. Cuidan desde que nace el animal hasta su muerte, para preservar tanto el sabor como lo nutritivo. Los gramajes están ideados para compartir y cuentan con una variedad de 12 guarniciones -6 frías y 6 calientes-, ideales para acompañar y deleitar a los verdaderos amantes de la carne. 

Gardela

Este es un concepto nuevo ítalo-argentino, en donde su máximo expertise son los cortes de carne y los vinos. Cuentan con dos cavas: una de carnes, a la que todos los clientes tienen visibilidad e incluso existe personal específico que se dedica a ver la temperatura de los cortes y la supervisan hasta que esté lista para cortarse; la otra es de vinos, que va del precio más accesible de $400 hasta $16,000. Aquí se consume lo que se esté dispuesto a gastar, pues la variedad es grande. Es un restaurante pensado también para quienes no gustan de este placer gastronómico, pues además de los cortes se encuentran pastas, ensaladas, pizzas y mariscos. Los postres son hechos al momento, por lo que deberás anticiparte 20 minutos a la dulce tentación de decidir cual será. Y por último, la barra es el distintivo de Gardela, tiene una amplia gama de coctelería preparada por distintos bartenders de la ciudad.
Sonora Grill Prime

El moderno Prime House se destaca por su animado ambiente de fin de semana, sus cocteles personalizados o los cortes de carne que manejan, un espacio chic y con gran ambiente. Cuenta con una amplia grama de cortes como: Akaushi, Prime y orgánicos con el sello del mejor steakhouse.

Akaushi es la vaca roja, es una raza que proviene del mercado japonés wagyu, la carne es producida gracias a la grasa que le da un sabor inigualable. La carne contiene una mayor concentración de grasa monoisaturada en relación con grasa saturada y sirve para reducir el colesterol.

 

Palm

El icónico restaurante al interior del Presidente Intercontinental en Polanco recientemente renovó su imagen para ofrecerle a los clientes leales a sus cortes – y a nuevos conocedores – un ambiente más fresco. Con una inversión de casi 1 millón de dólares y tres meses de remodelación ahora cuenta con una terraza cubierta de elegantes maderas a la que se puede acceder desde la entrada principal, también se presenta un espacio con cómodos sillones y una cava con capacidad para 14 personas.

Al menú de este steak and lobster house llegan 20 nuevos platillos que añaden variedad a los tradicionales cortes, con la presencia de ensaladas y comida marina. No se puede ignorar el menú de carnes Prime USDA, ni mucho menos sus hamburguesas – consideradas de las mejores de la Ciudad – por lo que si se quiere probar algo nuevo en este sector indiscutiblemente vale la pena descubrir la hamburguesa de wagyu, con una carne tan suave que se derrite en la boca.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

La Prueba Life… vitamina C en el rostro
Por

En esta sección de La Prueba Life daremos un vistazo al nuevo reto de Clinique, el 7 Day Challenge, la vitamina C como a...