El Museo de Van Gogh pone a Vincent al alcance de todos a través un programa interactivo permanente llamado “Feeling Van Gogh” que consiste en realizar en 3D las obras más famosas del pintor. Convertir las piezas en relieve y abiertas al tacto fue la iniciativa para que gente con discapacidad visual y ceguera también pueden disfrutar del arte.

Forbes Life conversó con el equipo del Museo de Van Gogh, para descubrir más a detalle este revolucionario concepto en el mundo del arte y los museos.

Dentro de esta experiencia multisensorial no sólo se pueden tocar, sino que también se pueden oler, escuchar y sentir las obras maestras de Van Gogh. Éstas han sido reproducidas por medio de una técnica 3D única llamada: reliefography. El arte de las pinturas de Vincent, merecen no sólo ser vistas, sino admiradas en todos los sentidos posibles y el museo de Van Gogh vuelve realidad este gran deseo.

¿Qué es “Feeling Van Gogh”?

El programa se lleva a cabo a través de un tour y un taller en donde se pone a prueba el uso de todos los sentidos. Durante el recorrido los guías perfectamente calificados hablan acerca de la colección permanente y la vida e historia tan peculiar de Vincent.

Posteriormente, llevan al grupo a visitar un estudio donde se realiza el taller. Ahí se sienten las pinceladas de Van Gogh gracias a la alta calidad en tercera dimensión de los relieves en las reproducciones de las pinturas. También se pueden tocar otros objetos como materiales de pintura o modelos como The Bedroom , oler la esencia del pasto mojado después de la tormenta y por último escuchar las propias palabras de Vincent. 

La colección Van Gogh Museum Edition consta de 9 obras maestras de Van Gogh, que datan del período comprendido entre 1887 y 1890. Se compone de obras emblemáticas, tales como Almond Blossom (1890), Sunflowers (1889), The Harvest (1888) y Wheatfield under Thunderclouds (1890). “Todas estas obras tardan aproximadamente 5 meses en su realización”, afirma el Museo de Van Gogh a Forbes Life.

Este proyecto, está disponible en inglés, francés y alemán, para grupos máximos de 12 personas con una duración de 2 horas. El acceso al museo tiene un costo de 17 euros por persona, mientras que el costo de “Feeling Van Gogh” cuesta 120 euros.

Este programa ha sido desarrollado en colaboración con el museo y apoyado por “Eye Fund/Oogfonds” y “National Foundation for the Blind and Vissually impaired”. La fotografía fue tomada por Nina Albada Jelgersma.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí 

 

 

Siguientes artículos

El único mezcal con 30 años en barrica
Por

Divino 1984 es el único mezcal con 30 años de añejamiento y llega para deleitar al público con 1200 botellas de las cual...