Olivia Palermo ha logrado hacer de sí misma su propia marca. Su nombre vale millones de dólares y es capaz, con sólo un post, de convertir una prenda en un best-seller instantáneo. ¿Su mejor campaña de marketing? ella misma. 

Modelo, empresaria, fashion icon… Las enciclopedias 2.0 no se ponen de acuerdo en torno al fenómeno Olivia Palermo, pero sí coinciden en un dato: de toda la generación it (Chiara Ferragni, Suki Waterhouse…) ha sido quien mejor ha sabido capitalizar su éxito en las redes para convertirse en su propia marca y ganar millones de dólares (su fortuna supera los 10 millones) sólo por ser ella misma.

Olivia lleva un lustro abanderando la lista de las influencers más poderosas de la industria. Nacida en Connecticut hace 30 años, saltó a la fama en 2009 con la serie The City (en MTV), que la dio a conocer en todo el mundo como estilista, copando las portadas de las cabeceras más importantes. Después vendrían los contratos de publicidad y su éxito en las redes: 4.8 millones de personas siguen su cuenta en Instagram. La clave de su éxito radica, según la prensa especializada, en un estilo único que mezcla marcas de alta moda (como Valentino o Dior) con piezas low cost (por ejemplo, de Topshop o Zara).

En estos años, Olivia ha sido imagen de diversas firmas, ha creado un imperio online bajo el nombre de Olivia Palermo Style Blog and Website y ha logrado que su matrimonio con el también modelo Johannes Huebl sea otro de los pilares de su imagen (y, también, de sus negocios). El posteo de una foto, arrobando la marca que luce, puede salir entre 5,000 y 15,000 dólares, según el acuerdo y su duración. Y, a través de su página web, es posible adquirir muchos de los looks que luce.

Anualmente, la industria de la moda destina un billón de dólares a posteos “esponsorizados”. La situación ha llegado a tal punto que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos ha tenido que intervenir y, desde este año, es un delito postear contenidos patrocinados si no se añaden las etiquetas #ad (anuncio) o #sponsored (patrocinado). Pero a Olivia Palermo eso no le preocupa: su reinado continúa imbatible.

Polifacética como un diamante

Por segundo año consecutivo, Olivia Palermo colabora con Piaget en la colección Possession, de la que también es imagen. Un sólo clip en la cima del lóbulo, varios brazaletes en la muñeca, o diversos colgantes superpuestos… Se trata de una colección versátil, que transmite una idea profundamente original de la alta joyería, mucho más urbana. Las fotos de la campaña, además, han sido hechas por Johannes Huebl, con lo que se consolidan como una de las parejas más poderosas de la industria, un tándem infalible a la hora de vender.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí 

 

 

Siguientes artículos

La lluvia, inspiración de esta playlist
Por

La lluvia puede tener distintos significados. Desde ser la primera imagen cuando se piensa en caos vial, hasta ser un íc...